• El ex secretario de Seguridad Pública de la CDMX, Manuel Mondragón y Kalb, fue invitado a integrarse al consejo asesor de seguridad de López Obrador

MVS

MÉXICO. Al detallar una “receta mexicana para la pacificación de nuestro país”, se convoca a todos los mexicanos a construir la paz, anunciaron integrantes del gabinete de Gobierno y Seguridad del futuro gobierno encabezado por Andrés Manuel López Obrador.

“Exploraremos sin prejuicios ni estridencias todas las ideas y propuestas que nos permitan recupera la paz y serenidad en el país, incluida la amnistía y el eventual indulto o recursos de leyes especiales y de justicia transicional”, detalló Alfonso Durazo, senador electo por Sonora y propuesto como titular de la futura Secretaría de Seguridad Pública federal.

“El objetivo de esta iniciativa es cerrar el ciclo de guerra y de violencia que sufre nuestro país sin pasar por la impunidad”, enfatizó Durazo.

La próxima administración apuesta por “incentivar” a los grupos sociales vulnerados a alejarse de la ilegalidad; así como atravesar procesos de esclarecimiento de la verdad y programas de reconciliación comunitaria, “en un marco de legalidad y respeto a los derechos humanos, en especial los de las víctimas”, apuntó Durazo.

Loretta Ortiz, integrante del Consejo Asesor de Seguridad del virtual presidente electo, aclaró que “no se va a amnistiar a nadie que haya cometido crímenes de lesa humanidad o un acto de violencia; en el caso del crimen organizado, la mayoría de sus delitos los cometen con violencia, seguramente no” serán beneficiados.

¿Quiénes podrían ser sujetos de amnistía?, enfatizó Ortiz: niños, niñas, jóvenes coptados por el crimen organizado; mujeres —como las “mulas”, cargadoras de drogas, o quiénes cometen delitos por amor o por apoyar a su pareja—, campesinos, personas que por tener una ideología distinta están tras las rejas;

“La última palabra la tendrán las víctimas y posteriormente el Congreso”, aclaró Durazo, tras prometer que “el drama de las personas desaparecidas que buscan a los suyos tendrá una respuesta integral” bajo la gestión de López Obrador.

Se construirá una cultura de la paz, para liberar a las actuales y futuras generaciones “del odio y la violencia” y asegurar que la tragedia propiciada por la inseguridad, “no se vuelva a repetir”, confío Durazo, al detallar que el proceso de pacificación es uno de los 10 ejes estratégicos del plan de seguridad del futuro gobierno con nueve líneas estratégicas que acompañarán a esta medida para para garantizar la paz y la seguridad en el país.

Andrés Manuel López Obrador, virtual presidente electo “ha dicho con toda claridad que la violencia no se va a combatir con más violencia. Que hay un proceso de pacificación del país y nos ha instruido echar mano de todos los instrumentos legales a nuestro alcance para la pacificación y la justicia transicional”, agregó.

“Nos han instruido echar mano de todo, incluyendo el fortalecimiento y la reconstrucción de las instancias de impartición de justicia a nivel local y de la Ley de Amnistía, de una posible disminución de penas, de indulto en algunos casos específicos, teniendo como eje central de estas pacificaciones y el derecho de las víctimas”, enfatizó la ministra en retiro Sánchez Cordero.

“El presidente nos ha pedido formar Comisiones de la Verdad integrada por sociedad civil, sacerdotes o pastores, por expertos internacionales como herramientas importantes para la pacificación y esta justicia transicional y justicia de las víctimas que van a tener la voz predominante en estos procesos de paz, de acceso a la justicia, de no repetición y reparación del daño a las víctimas quienes suman dos sexenios viviendo en esta situación”, apuntó.

Ortiz profundizó que en la construcción de la Ley de Amnistía, las víctimas de delitos graves tomarán la palabra, junto con la ciudadanía y expertos de UNICEF y otras oficinas de Naciones Unidas como las correspondientes a Derechos Humanos, Contra la Droga y el Delito, su Programa para el Desarrollo, Igualdad de Género de la Mujer; también habrá instancias del sistema interamericano, y defensores humanitarios como los sacerdotes Alejandro Solalinde y Miguel Concha, Amnistía Internacional, Human Rights Watch, Open Society y hasta el Papa Francisco.

Desde este sábado 7 de julio comenzará a realizarse la convocatoria y terminará al último día de noviembre del 2018.

Durazo apuntó el gran reto de alcanzar consensos y financiar las acciones, porque “el presupuesto para seguridad creció exponencialmente desde el 2006 y contradictoriamente la inseguridad también creció exponencialmente.

Sobre los abusos cometidos por las fuerzas armadas, Ortiz enfatizó que “no se permitirá la comisión de ningún acto delictivo de las fuerzas armadas ni de ningún elemento que esté en los cuerpos de seguridad. No se garantizará la impunidad sea quien sea”.

“Todos los cuerpos de seguridad se van a conducir en nuestro gobierno en un marco de transparencia, rendición de cuentas y respeto a los derechos humanos”, subrayó por su parte Durazo.

Al respecto del tráfico de armas y la capacidad de fuego del crimen organizado que con frecuencia es muy superior al de las propias fuerzas responsables de combatirlos, proponemos revisar el sentido de los retenes que solo operan hacia el norte pero no en el flujo del sur.

También, finalizó Durazo, “se combatirá a fondo la corrupción en aduanas y en el sistema de puertos y aeropuertos, pero también avanzar a una etapa más sofisticada apoyada en la tecnología más avanzada para incrementar la eficacia de los mecanismos de revisión de manera que podamos detener el paso de armas y el trasiego de drogas”.

Antes de partir, el virtual presidente electo López Obrador confirmó la invitación al Dr. Manuel Mondragón y Kalb, actual comisionado Contra las Adicciones para trabajar con el equipo de seguridad.

No hay comentarios

Dejar respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.