Maira Ricárdez

OAXACA, Oax. Entre 2 mil y 3 mil pesos oscilan los costos de los cursos de verano este 2018 y no hay instancia oficial alguna que contenga o regule estos precios, confirmó la delegada en Oaxaca de la Procuraduría Federal de Protección al Consumidor (Profeco), Rebeca Cervantes Ayala.

En estos casos, es la ley de la oferta y la demanda la que define las tarifas. Mientras que, a Profeco solo le compete supervisar que los precios estén exhibidos desde el primer momento para no generar confusiones, explicó la delegada. “La tarifa anunciada inicialmente es la que debe ser respetada, es violatorio de ley que una vez inscritos, el proveedor quisiera aumentar extras”, asentó.

Este viernes 6 de julio es la fecha que el calendario oficial de la Secretaría de Educación Pública (SEP) marca como día último para el cierre del ciclo escolar básico 2017-2018, entonces a partir de este periodo padres y madres de familia se enfrentan a las actividades que tendrán que buscar para sus menores mientras ellos trabajan, de ahí la proliferación y demanda de todo tipo de cursos de verano que ofrecen actividades de sano esparcimiento para los hijos durante esta temporada vacacional.

En caso de abusos o inconformidades respecto al servicio ofertado, la población debe formalizar sus denuncias ante la Profeco ubicada en avenida Heroico Colegio Militar 1109, teléfonos 513 13 99 y 951 226 36 95.

La delegada recordó que el año pasado solo recibió dos denuncias respecto a cursos de verano, y en ambos casos le fue reintegrado el recurso cobrado al consumidor, la queja es básica para la actuación de la instancia, subrayó, pues de manera rutinaria hacen operativos de supervisión, pero no tendrán información sobre si hay cobros posteriores si el consumidor no denuncia.

Es importante señalar que el Instituto Estatal de Educación Pública de Oaxaca (IEEPO), por su parte, tampoco vigila o supervisa la normatividad o metodología aplicada en estos cursos de verano; “no pertenecen a un plan académico oficial”, explicó la instancia gubernamental, por lo tanto es ajeno a la supervisión oficial.

Ante ello es indispensable que los padres de familia revisen muy bien dónde inscriben a sus hijos, si cuentan con protocolos mínimos de seguridad y si están dirigidos por personas con conocimiento pedagógico.

No hay comentarios

Dejar respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.