Ulises Ruiz Ortiz, exgobernador de Oaxaca
Jaime Guerrero

OAXACA, Oax. Las crisis política-electoral por la que atraviesa el PRI, obedece entre otras cosas, al rechazo del 80 por ciento por el que pasa el presidente Enrique Peña Nieto, el cual pasó directo a ese partido en las elecciones del pasado 1 de julio, atribuyó el exgobernador de Oaxaca, Ulises Ruiz Ortiz, quien impulsa la renovación de ese instituto político mediante una consulta a las bases.

Además, señaló que los funcionarios que estuvieron con el presidente Peña Nieto, no cumplieron con los mexicanos. Citó como ejemplo, la seguridad, el combate a la pobreza, el combate a la corrupción, la generación de gobernadores calificados como “de la vergüenza”, los cuales fueron escándalo internacional. Por lo pronto, URO aseguró que todo ese desprestigio se le pasó al PRI.

Ruiz Ortiz sostuvo un atropellado encuentro con comunicadores, en un hotel al norte de la capital, en la agencia de San Felipe del Agua, por el intento de boicot de un grupo de integrantes de la Sección 22 y presuntos normalistas.

De la debacle electoral, el polémico exgobernador también responsabilizó a los exmandatarios, actuales mandatarios y actores que han arropado a la dirigencia nacional, e ironizó que “están tan fuertes que perdieron por 23 millones de votos”.

Además, la selección de candidatos impuestos que desplazaron a otros, y la lucha entre el candidato del PRI y el PAN, que se peleaban el segundo lugar, fueron otros de los elementos adversos al Revolucionario Institucional.

No obstante, reconoció que Andrés Manuel López Obrador, tenía más de 15 años en campaña, mejor estrategia y mejor propuesta.

En contra parte, concedió que la elección del pasado 1 de julio, fue atípica, porque la gente votó en bloque.

Dijo que hoy existen representantes populares electos, que no saben que votaron por ellos, actores sin militancia que no ha hecho política en Morena, y fue más allá, al señalar sin nombres que hubo candidatos de ese partido que aparecían en las listas de la PGR y se beneficiaron con el efecto de López Obrador.

“Sin duda el rechazo del 80 por ciento al presidente Peña pasó directito al PRI y los funcionarios que estuvieron con el presidente no cumplieron con la expectativa de los mexicanos”.

Por lo pronto, dijo que el PRI tiene que corregir el rumbo y parar los vicios que no dan buenos resultados.

Ruiz Ortiz, adelantó que calificada la elección presidencial, el PRI tiene 60 días para convocar al consejo político nacional, elegir a una dirigencia sustituta que culmine el periodo que termina en agosto del 2019. El estatuto del PRI establece que seis meses antes se lanza la convocatoria para elegir a la nueva dirigencia para el periodo 2019-2023.

Urgió entonces a que el Comité Ejecutivo Nacional lance la convocatoria el próximo mes febrero, con reglas claras y sin dados cargados, y la forma de elegir a los dirigentes nacionales, estatales y municipales, así como cargos de elección popular sea directo con la militancia, a través de una consulta en casillas.

 

 

No hay comentarios

Dejar respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.