Foto: ilustración
Jaime Guerrero

OAXACA, Oax. Pagos improcedentes, incumplimiento en el procedimiento de adjudicación de obras públicas, servicios relacionados con las mismas, pagos por concepto de obra no ejecutados, recursos no devengados y no reintegrados a la Tesorería de la Federación, inexistencia de cuenta bancaria específica, deficiente integración de los expedientes unitarios de obras, reportaron auditorías que realizó la Auditoria Superior de la Federación (ASF) y la Auditoría Superior del Estado a Caminos y Aeropistas de Oaxaca (CAO) desde los ejercicios fiscales 2009 al 2016.

Los presuntos desvíos son multimillonarios. En el 2009 y 2010, en el sexenio del exgobernador, Ulises Ruiz Ortiz, la ASF detectó anomalías en programas regionales, entre ellos, pagos improcedentes e incumplimiento en el procedimiento de adjudicación de obras.

En el 2010, en la Auditoría de financiamiento y cumplimiento al Fondo de Aportaciones para el Fortalecimiento de las Entidades Federativas, se presume un probable daño o perjuicio o ambos a la hacienda pública federal por un monto de 670 mil pesos más los intereses generados desde su disposición hasta el reintegro por destinar recursos del fondo para la elaboración del proyecto de la obra de la cual se rescindió el contrato y el recurso no fue reintegrado.

Lo mismo, la Auditoría presumió un probable daño o perjuicio por un monto de 434 mil pesos más los intereses generados hasta el reintegro por 1 millón 105 mil pesos.

En la Auditoria de Cumplimiento en el Programa de Infraestructura Básica para los Pueblos Indígenas, se detectó un daño por 93 mil pesos.

En el 2010, también se detectó un daño o perjuicio por 147 millones 399 mil pesos, por la falta de documentación original que justifique y compruebe el ejercicio del gasto de 11 obras ejecutadas.

Lo mismo, se presume un probable daño a la Hacienda Pública Federal por un monto de 1 millón 34 mil pesos, por el pago de volúmenes excedentes en el concepto de tubo de concreto para alcantarillado.

En ese mismo periodo también se presume un daño o perjuicio a la hacienda federal por 30 millones 634 mil pesos, por no proporcionar la documentación comprobatoria y justificativa, ni de licitación y adjudicación, así como contratación de obra pública.

Otro perjuicio por 108 millones, más los intereses generados por 936 obras que carecen de la documentación comprobatoria.

La Auditoría también comprobó la autorizaron recursos del FONREGIÓN por un total de 187 mil pesos mientras que el monto global contratado fue de 152 mil pesos.

En tanto, la entonces Auditoría Superior del Estado -hoy Organismo Superior de Fiscalización del Estado- detectó que en los ejercicios fiscales 2006 al 2010, en el sexenio de Ulises Ruiz Ortiz, en la partida de Arrendamiento de Muebles (maquinaria y equipo de transporte), que CAO incurrió en suscripción de contratos sin la autorización y justificación correspondiente, contratos asignados sin seguir el proceso de adjudicación que marca la Ley, para un autoarrendamiento de maquinaria, dando paso a un desfalco por 736 millones 207 mil pesos.

Para el 2014, la administración de Gabino Cué Monteagudo se gastó de forma irregular 109 millones de pesos, de acuerdo con la fiscalización de la Cuenta Pública 2014.

Asimismo, realizó observaciones por 118 millones de pesos en los recursos ejecutados, aún no se comprueban 44 millones de pesos.

Para los ejercicios fiscales 2015 y 2016, se detectaron irregularidades en la administración de Cué Monteagudo por más mil millones de pesos en las primeras revisiones que realizó a la Secretaría de las Infraestructuras y a Caminos y Aeropistas de Oaxaca, por pagos en exceso, obras no ejecutadas y anticipos no amortizados.

No hay comentarios

Dejar respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.