• El acoso por intolerancia religiosa contra las familias evangélicas comenzó desde el 2009
Citlalli López

OAXACA, Oax. Tres familias de San Pedro Yaveloxi fueron expulsadas de la comunidad, perteneciente a Santiago Choapam, por negarse a cooperar para la festividad patronal del pueblo, quienes desde hace cinco meses viven hacinadas en un hogar provisional en un municipio vecino.

De acuerdo con la denuncia presentada por amigos de las personas expulsadas, cada uno de los integrantes de las familias tenía que cooperar 500 pesos, en total 2 mil 500 pesos por familia, tres veces al año.

El acoso por intolerancia religiosa contra las familias evangélicas comenzó desde el 2009 y se agudizó este año, porque en asamblea del 18 de marzo manifestaron que no cooperarían con las fiestas patronales, debido a que no profesaban la religión católica.

El 19 de marzo, habitantes de la localidad se presentaron en casa de una de las familias y los apresaron. Durante 12 horas estuvieron en la cárcel por no pagar la cooperación, pero por intervención del administrador fueron liberados.

Sin embargo, más tarde, los pobladores hicieron lo mismo con otra de las familias evangélicas y después, en sesión de Cabildo acordaron darles un ultimátum a las tres familias para que en un lapso de mes y medio vendieran sus pertenencias y dejaran la localidad, además de hacerles firmar un documento en el que renunciaban a sus derechos como ciudadanos.

Sin embargo, las autoridades de este pueblo no esperaron a que se cumpliera el plazo y los expulsaron de Yaveloxi.

“Un agente municipal no tiene la facultad para detener a una persona, solo es posible con una orden judicial, además de que la Constitución Mexicana dice que toda persona puede profesar la religión que desee, además también consta que la persona que profesa un credo religioso no está obligada a cooperar económicamente en otra religión”, expresó uno de los representantes de las familias afectadas.

Las familias recurrieron a la Defensoría de Derechos Humanos del Pueblo de Oaxaca (DDHPO) y ante la Dirección de Asuntos Religiosos de la Secretaría General de Gobierno, sin embargo, hasta el momento no ha sido resuelto, incluso para la Secretaría General, el caso estaría cerrado.

El Cabildo no aceptó las propuestas planteadas, como son una cooperación menor a la que se les pretende imponer.

Las autoridades, por su parte, sólo ofrecieron 5 mil pesos y unas láminas para que las familias expulsadas establezcan sus viviendas en otro lado.

No hay comentarios

Dejar respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.