La habitual visita de los grandes cetáceos está coordinada por las instancias gubernamentales para protegerlos

Maira Ricárdez

OAXACA, Oax. Los avistamientos de ballenas se han vuelto una constante en el Pacífico Sur mexicano, Puerto Ángel y Mazunte son el territorio donde más se aproximan, pero también están acercándose a las playas de Santa María Huatulco.

Esta semana última de noviembre 2018 han ocurrido continuos avistamientos, dijo el representante de la Secretaría de Turismo en Huatulco, Raúl Sinobas Solís, la temporada inició en octubre y concluirá hacia el mes de febrero.

“Este tipo de encuentros son tan espectaculares como fortuitos, ver a una ballena, y más aún con su bebé, es realmente un evento de suerte”, consideró.

Anteriormente, los conocedores señalaban como periodo de avistamiento de ballenas en la zona de Puerto Ángel-Mazunte de diciembre a marzo, incluso la misma la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat) lo estableció así para este año; sin embargo, los efectos del cambio climático han modificado todo, partiendo del hecho de que ahora arriban a tierra oaxaqueña,  cuando históricamente las entidades consideradas de arribo de este mamífero acuático son Baja California, Baja California Sur, Nayarit, Jalisco y Sinaloa.

El plus ahora en la costa de Oaxaca, destacó el funcionario turístico, por lo que se ha establecido un operativo oficial de conservación. La Universidad del Mar y sus especialistas han procurado lo necesario para que la estancia de las ballenas en nuestro territorio sea segura, la protección es sobre todo respecto a las redes usadas para pesca, uno de los implementos más peligrosos para la vida de estos cetáceos.

De esta manera, cada temporada de invierno, ballenas grises y jorobadas, desde el Círculo Polar Ártico inician su recorrido anual que cruza las costas de Alaska, pasa por Canadá, el norte de Estados Unidos y California, hasta llegar a las cálidas y poco profundas aguas de la costa de México –respecto al resto del océano- para cumplir aquí su ciclo de reproducción.  Las ballenas jorobadas pueden medir entre 12 y 14 metros y a pesar hasta las 40 toneladas. En Huatulco ha sido cada vez más frecuente el avistamiento de orcas.

La Semarnat en coordinación con las instancias involucradas en el tema, informó al respecto que ha definido ya lineamientos y especificaciones para el desarrollo de actividades de observación de ballenas, relativas a su protección y conservación de su hábitat.

No hay comentarios

Dejar respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.