Patricia Briseño

OAXACA, Oax,. Un grupo de 400 migrantes llegaron a Ciudad Ixtepec, en la región del Istmo de Tehuantepec, viajan en la cubierta del ferrocarril carguero conocido como “La Bestia” procedentes de Arriaga, Chiapas.

Al llegar a este punto personal del Grupo Beta del Instituto Nacional de Migración (INM) ya los estaban esperando para registrar su nacionalidad, edad y lugar de destino; los servidores públicos les ofrecieron un dotación de suero y agua para hidratarse, aunque varios lo rechazaron por desconfianza.

Los extranjeros  irregulares pretenden llegar a la Unión Americana utilizando este medio de transporte, sin embargo, la locomotora suspendió su recorrido temporalmente, momento en  que el grupo buscó en el albergue “Hermanos en el Camino”, agua y alimento caliente.

Mujeres, niños, niñas y adolescentes pernoctaron en los dormitorios del refugio fundado por el sacerdote y defensor de los derechos de los migrantes, Alejandro Solalinde Guerra.

La reanudación de viaje del tren carguero con destino a Medias Aguas, Veracruz, es incierto debido a que cruza por Matias Romero, en el Istmo, de Oaxaca,  donde está prevista la presencia del presidente Andrés Manuel López Obrador, y en las últimas horas se reforzó  de la seguridad por parte de la Guardia Nacional.

A partir de esta semana  volvieron a reaparecer los viajes en la cubierta de La Bestia, luego de varios meses de restricciones ordenadas por la Secretaría de Comunicaciones y Transportes, durante el gobierno del presidente Enrique Peña Nieto, a la empresa propietaria del ferrocarril del sureste.

Aunque las restricciones iniciaron desde la implementación del Plan Frontera Sur, en agosto de 2014 cuando el entonces gobierno federal intentó desalentar la migración irregular de personas por el sureste de México usando el ferrocarril carguero, donde los viajeros son presa de la delincuencia organizada.

No hay comentarios

Dejar respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.