Al micrófono, José Octavio López Presa, presidente del Comité Coordinador del SNA/Foto: @saymipinedav
Jaime Guerrero 

OAXACA, Oax. El presidente del Comité Coordinador del Sistema Nacional Anticorrupción (SNA), José Octavio López Presa, aseguró que uno de los principales problemas del combate a la corrupción en México, es el nombramiento de “cuates” al frente de las instituciones encargadas de impartir justicia.

Actualmente el Sistema Anticorrupción, reconoció, está controlado por la política.

Pese a que se sigue esa práctica, dijo que es la oportunidad de quitar a los “cuates” de las procuradurías, de las fiscalías y las auditorias.

Agregó que por muchos años la política ha invadido a las instituciones de impartir justicia y se sigue en la práctica de nombrar a los cuates.

López Presa arribó a la entidad a participar en el Primer Encuentro Nacional Anticorrupción, el cual costeó la 64 Legislatura Local.

Por lo pronto, recordó que el Sistema Anticorrupción del país apenas inicia, pese a que la reforma constitucional se hizo hace cuatro años, se tardó dos años en hacer las leyes secundarias y recientemente se hacen los nombramientos de todos los integrantes, incluso hay estados no han integrado su sistema anticorrupción.

En medio de la crisis de las instituciones, dijo que el Sistema Anticorrupción se tiene que consolidar, y es la oportunidad que tiene México de quitar a la política y los Partidos de la Justicia.

López Presa citó ejemplo a países como Perú, España y Brasil, quienes separaron las instituciones de justicia y la política.

En Perú, el expresidente Alán García, decidió suicidarse porque “sabía que no iba a poder comprar la justicia en su país”. En España, agregó, el yerno del rey no le alcanza la política para doblegar a la justicia.

En el caso de Brasil, un ex presidente y el empresario más importante no pudieron doblegar a la justicia, porque la política no está en la justicia con el caso de Obedrech.

En el caso de México, dijo que es suficientemente grave la corrupción porque está ligada a la política. “Se sigue solapando, simulando y cubriendo”.

Advirtió que no se avanzará en el combate a la corrupción si los partidos políticos están metidos en la justicia.

López Presa, reconoció que actualmente el Sistema Anticorrupción está controlado por la política.

Dijo entonces que la forma de blindar a las instituciones, es asegurando que a los puestos clave lleguen las personas correctas, no lleguen los amigos de los políticos, gobernantes o partidos políticos.

Además, señaló que los medios pueden ayudar mucho al ver que los nombramientos para un fiscal, un auditor o magistrado estén muy cercanos a la política, porque eso ya es un foco rojo.

Pese a ello, confió que el Sistema Nacional Anticorrupción va en el camino correcto, no obstante, dijo que no se le pueden pedir cuentas a un sistema que apenas empieza aun cuando se creó hace cuatro años.

No hay comentarios

Dejar respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.