Patricia Briseño 

OAXACA, Oax. Las delegaciones de danzantes participantes en la festividad de la Guelaguetza se pronunciaron en defensa de los derechos colectivos de las comunidades indígenas ante el plagio de sus artesanías del que muchas han sido objeto.

La protesta pacífica ocurrió casi al cierre del evento que todos los años se realiza en el auditorio del Cerro del Fortín, en la ciudad de Oaxaca, cuando todos los participantes invitan al público a bailar en el escenario, entonces fue cuando entre ellos levantaron pancartas por la defensa del arte mexicano.

#Defiendo el arte mexicano #ElOrigenSíCuenta #MéxicoSinPlagio #OaxacaMulticultural #MéxicoSinPlagioDeTextiles fueron algunos de las etiquetas mostrados por los protagonistas del evento y asistentes.

Susana Harp Iturribarría, presidenta de la Comisión de Cultura del Senado también portaba el letrero correspondiente por su rechazo al plagio y la defensa del arte mexicano tradicional.

La legisladora oaxaqueña alista la ley para reconocer a los pueblos mexicanos como titulares del derecho que genere el uso y aprovechamiento de sus elementos culturales e identitarios.

La también compositora e interprete concibió la etiqueta #MexicoSinPlagio en contra de apropiaciones indebidas.

Entre los casos más conocidos de plagios se encuentra el de la francesa Isabel Marant, quien en una de sus colecciones mostró una blusa con un diseño de la zona mixe.

La marca argentina Rapsodia fue acusada de plagio de bordados característicos de San Antonino Castillo Velasco.

Luego de que se difundiera la colección Resort 2020, de la modista venezolana, Carolina Herrera, que incorpora bordados provenientes del Istmo de Tehuantepec, Oaxaca; Tenango de Doria, en Hidalgo y un sarape de Saltillo, Coahuila, entre otras entidades, la senadora urgió a sus pares atender la revisión de la propuesta, resultado de varios foros en esta materia.

No hay comentarios

Dejar respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.