Al micrófono Patricia Olamendi Torres/Foto: @MunicipioOaxaca
Citlalli López 

OAXACA, Oax. Al señalar que la violencia contra las mujeres en México debe ser tratada como un asunto de seguridad nacional, la directora del Instituto de Formación de Justicia y Derechos Humanos, Patricia Olamendi Torres, señaló que las protestas por la vida de las mujeres no deben dar marcha atrás.

La indignación, el coraje y enojo no se tienen que quitar, sostuvo.

De visita por Oaxaca para ofrecer la conferencia magistral Derechos sexuales y reproductivos de las mujeres en México, mitos y desafíos, Olamendi Torres, quien ha participado en la elaboración de distintas leyes a favor de la igualdad, víctimas de delitos y no discriminación, manifestó que hoy los movimientos tienen que estar enfocados a la protesta para el cumplimiento de las leyes ya construidas.

“Siento que se ha iniciado un movimiento que no debe tener retroceso, que es el movimiento por el derecho a la vida de las mujeres, el respeto a nuestros cuerpos, la lucha contra la impunidad, debe ser un movimiento altamente respaldado por todas las mujeres, porque lo que está ocurriendo en nuestro país es como una película de terror que no tiene fin”.

Actualmente -dijo- las estadísticas y encuestas de violencia contra las mujeres en México son aterradoras. “No deja de sorprenderme e indignarme lo que sucede en el país, por ello, compartimos un sentimiento de enojo”, sostuvo.

Por otro lado, al abordar el tema de los derechos sexuales y reproductivos, Olamendi Torres señaló que las mujeres no pueden seguir siendo oprimidas y criminalizadas con base en ideas religiosas.

Los derechos sexuales y reproductivos -expuso- son un indicador de que tanta autonomía física tienen las mujeres.

Al rememorar el inicio de esta lucha, recordó que fue a finales de los 60 cuando el movimiento feminista en el mundo enarboló la lucha acuñada a la frase “Mi cuerpo es mío”, un conjunto de palabras que motivó una revolución que no ha terminado de triunfar ante la criminalización del aborto, la obligatoriedad a la lactancia materna, la decisión de número de hijos e hijas a procrear, la utilización de métodos anticonceptivos, así como las relaciones sexuales forzadas.

No hay comentarios

Dejar respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.