Citlalli López

OAXACA, Oax. La población migrante radicada en Estados Unidos vive en estado de terror tras los tiroteos ocurridos el pasado fin de semana.

Además de evitar lugares públicos como parques, plazas y centros comerciales, han difundido medidas de reacción en caso de verse envueltos en una balacera.

“La comunidad latina en general en estos momentos está preocupada por lo que está pasando, algo que se está volviendo frecuente. Dos tiroteos en un fin de semana es mucho, esto nos preocupa, hay temor de salir a eventos o asistir a lugares públicos. Hemos visto o escuchado a familias que deciden quedarse en casa en lugar de salir a divertirse”, señaló Isai Pazos Bernabé, integrante de la mesa directiva de la Organización Regional de Oaxaca (ORO) con sede en Los Ángeles, California.

Si bien -dijo- lo principal en estos momentos es mantener la calma para no entrar en un estado de psicosis frente a un hecho que puede no volver a suceder, la comunidad migrante oaxaqueña ha difundido medidas de reacción como no correr y tratar de resguardarse en caso de tiroteos.

Las acciones de odio -agregó- se suman a lo que la comunidad migrante tiene que sortear como son las redadas.

Lo anterior -expuso- se deriva del discurso racial sostenido por el presidente actual Donald Trump. “Ahora cambió su discurso de racismo pero no sentimos esa sinceridad así que no estamos contentos”, declaró.

De acuerdo con datos recopilados en el informe Rostros de la Migración publicado por la Dirección General de Población de Oaxaca (Digepo), en el vecino país, el 45.3 por ciento de los migrantes oaxaqueños habitan en California, 4 por ciento en New Jersey, 2 por ciento en Carolina y 4 por ciento en Texas.

No hay comentarios

Dejar respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.