Foto: Agencias
Citlalli López

OAXACA, Oax. La imposición de un arancel del 18.48 por ciento a las importaciones de barriles de acero inoxidable en Estados Unidos provenientes de México, no representa una medida de represalia o arbitraria, aseguró la Secretaria de Economía del gobierno federal, Graciela Márquez Colín.

“No se trata de una medida extraordinaria de parte del gobierno de Estados Unidos, forma parte de una relación comercial compleja que tenemos con ese país y entre más intercambios tenemos más se abren espacios de negociación”, sostuvo al término de la firma Pacto por Oaxaca.

Márquez Colín explicó que en este caso en particular responde a que una empresas siente que hay empresarios mexicanos que están exportando al mercado estadounidense a precios muy bajos que no están debidamente justificados. 

Derivado de lo anterior se inició una investigación, que por su tipo toma más de un año y se está en curso desde 2018. La autoridad estadounidense determinó que hay un daño, indicó.

La resolución definitiva de este arancel será en septiembre únicamente a barriles del acero exportadas por cuatro empresas mexicanas que están sujetas a investigación de la Unidad de Prácticas Comerciales Internacionales (UPCI) por dumping, que se refiere a una práctica comercial que consiste en vender un producto por debajo de su precio normal, o incluso por debajo de su coste de producción, con el fin inmediato de ir eliminando las empresas competidoras y apoderarse finalmente del mercado.

La imposición del arancel, apuntó, “no se trata de una represalia, de una medida arbitraria o fuera de la norma internacional, está perfectamente normada por las reglas del comercio internacional”, declaró.

No hay comentarios

Dejar respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.