Foto: Reuters.

Notimex

BRUSELAS. La Comisión Europea (CE) llamó este viernes a encontrar una solución “sostenible” que garantice que las 134 personas que están en un barco varado en el Mediterráneo puedan desembarcar de manera rápida y segura, y expresó su beneplácito porque seis países europeos acogerán a los migrantes.

Enfatizó que seis Estados miembros de la Unión Europea tienen la intención de acoger algunos de los 134 migrantes rescatados por un barco de la organización española Open Arms el 1 de agosto pasado, en momentos en que fueron desembarcados cuatro personas por motivos de salud.

“La Comisión ha estado en contacto intensivo durante la semana pasada y estamos muy agradecidos por la cooperación de Francia, Alemania, Luxemburgo, Portugal, Rumania y España”, resaltó una portavoz este viernes en una rueda de prensa.

Calificó la situación de tener a los migrantes “atrapadas” en el mar durante semanas como “insostenible”.

La CE Instó a los países miembros a que encuentren una solución “sostenible” para “garantizar que las personas puedan desembarcar de manera rápida y segura y recibir la atención que necesitan”, reportó Euronews.

Subrayó que esta situación no es responsabilidad de un solo Estado miembro, sino de “Europa en su conjunto”.

“Por supuesto, estamos listos para apoyar completamente esto en la operación y financieramente”, afirmó la vocera.

La organización española Open Arms reportó que en las últimas horas desembarcó a cuatro personas por motivos de salud, luego que la noche del jueves otros nueve migrantes habían descendido del barco que se encuentra frente a la isla italiana de Lampedusa en espera de que las autoridades permitan que pueda atracar.

La organización no gubernamental informó a través de su cuenta de Twitter que desembarcó a tres personas y a un acompañante porque presentaban “complicaciones médicas que requieren atención especializada”.

“Toda la gente a bordo debe ser desembarcada con urgencia. La humanidad lo impone”, reiteró Open Arms, cuya embarcación lleva 16 días varada en el Mediterráneo.

El gobierno de Italia se enfrenta a una crisis interna que lo ha llevado a que mientras el primer ministro Giuseppe Conte está a favor del desembarco para distribuir a los migrantes en los seis países que manifestaron su compromiso para acogerlos, el ministro del Interior, Matteo Salvini, se opone a autorizar el desembarco.

Mientras, la situación a bordo del Open Arms es de absoluta emergencia indicó el comandante que ya tiene listos los botes de apoyo para poder intervenir de inmediato si alguno de los 134 migrantes que permanecen en la nave se arrojaran al agua como muchos amenazan con hacerlo.

La Guardia Costera Italiana envió sus vehículos para vigilar el barco fondeado a unos cientos de metros de la costa.

Los abogados de la ONG española presentaron este viernes una queja ante la Fiscalía de Agrigento, resumiendo la situación a bordo y quejándose del hecho de que no se ha ejecutado la decisión del Tribunal Administrativo Regional de Lacio que permitió que el barco ingresara en aguas territoriales para permitir el rescate inmediato de las personas debido a la gravedad excepcional de la situación.

Medida que no se puede ejecutar, ya que el ministro Salvini prohibió al barco atracar en un puerto italiano.

No hay comentarios

Dejar respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.