Marco Antonio Pérez Ángeles

Santiago Matatlán, TLACOLULA. Feligreses católicos de diversos estados de la República Mexicana recibieron el Año Nuevo en “la Cruz del Milagro”, escenario ubicado en los límites de Santiago Matatlán y la Villa de Mitla.

Las personas llevan velas y veladoras para entregar su ofrenda a la cruz, se persignan y rezan. Bandas de música de poblaciones ubicadas en la Sierra Mixe interpretan las mañanitas y música de diferentes géneros.

Durante la mañana aumenta el número de personas que llegan a este lugar, algunas familias llevan sus alimentos consistentes en el recalentado de la cena de Año Nuevo, otras compran carnes asadas y buscan alguna sombra para comer sus sagrados alimentos.

Como en el pedimento del santuario de Juquila, las personas asistentes llevan billetes dólares y billetes mexicanos de diversas denominaciones, carros de juguete, chivos y casas para hacer sus peticiones.

Ni el polvo ni el calor desanima a la gente a continuar formada hasta cumplir su propósito, luego de entregar la limosna, los católicos ocupan las sillas para y los integrantes de la mayordomía les ofrecen cervezas y mezcales.

Doña Apolonia Santiago camina lentamente por el peso de los años, a orilla de la carretera cuenta que el 31 por la noche llegó mucha gente del Estado de México, del Istmo y de la Sierra Mixe; cree que así estará todo el día 1.

Con celo guarda un papel cascarón que sostiene una residencia, con un camión tipo Torton y ganado, en otra bolsa de color azul la mujer campesina lleva otra residencia hecha de madera, es lo que pidió a la Cruz del Milagro, porque tiene a sus hijos trabajando en Estados Unidos.

Doña Apolonia va bien cubierta, portando suéter, gorro y bufanda, es originaria de la capital mundial del mezcal, de Santiago Matatlán, Tlacolula de Matamoros.

Muchos de las personas visitantes a la Cruz del Milagro terminaron su recorrido por los sembradíos de maguey para tomarse las fotografías del recuerdo.

No hay comentarios

Dejar respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.