Las principales denuncias son en el precio del huevo y alimentos caducados

Rocío Flores

OAXACA, Oax. Debido a la contingencia por la pandemia del Covid_19, las quejas por los precios elevados en productos han aumentado en esta entidad. “Nos han hecho llegar múltiples denuncias a través de las radiodifusoras”, reconoció la directora de Oficina de Profeco en Oaxaca, Lourdes Santiago.

La Procuraduría Federal del Consumidor como organismo público vigilante del mercado de bienes y productos vigila los precios, dijo la servidora pública, sobre todo en aquellos comercializadores de productos básicos y médicos necesarios durante esta contingencia.

El trabajo de la Profeco inició desde el 13 de marzo y actualmente se está monitoreando, para apoyar a las personas más afectadas, que son quienes se están moviendo y que pueden ver la variación en los precios, es decir la gente de la clase popular a la que le pega directamente a sus bolsillos.

Las principales denuncias en Oaxaca  son en contra de algunas tiendas abarroteras y no en grandes establecimientos comerciales. Esto puede ser debido a la mayor capacidad de compra del producto y del poder adquisitivo de las personas que acuden a esos lugares, precisó.

Particularmente mencionó las quejas con respecto al precio del huevo y en las regiones del estado, la venta de alimentos caducados en cadenas de tiendas nacionales, que pueden lesionar la salud de las personas.

Aunque, dijo, se han establecido varias acciones y estrategias, el aumento en el precio del huevo es un fenómeno nacional.  “Hay un incremento a partir de la tercer semana de marzo y estamos buscando quienes son los principales abastecedores y se les está apercibiendo, porque no existe una justificación para incrementar los precios de productos que se están produciendo en el país”.

En este contexto, Lourdes Santiago dijo que estas conductas desleales se deben investigar y apercibir, es responsabilidad de la Profeco,  siempre y cuando se haga una denuncia formal y la ubicación exacta para atender las quejas e iniciar los procedimientos adecuados a la ley.

“Las sanciones no son mínimas, son fuertes, no estamos clausurando porque es necesario garantizar el abasto y pero en caso de acreditarse una conducta grave la sanción mínima puede ser de 163 mil, o bien puede ir de 360 mil pesos a cuatro millones de pesos,  por eso les pedimos a todos los comercios que se conduzcan con responsabilidad y ética”.

La directora de Profeco llamó a las autoridades municipales a coadyuvar durante esta contingencia en la supervisión de precios justos. A las personas consumidoras pidió que cuando realicen sus quejas vía telefónica al número  951 51 341 41 y 951 51 346 49 y den la ubicación correcta de los establecimientos para que el personal de este organismo pueda llegar a hacer la supervisión.

No hay comentarios

Dejar respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.