Foto: Citlalli López Velázquez
Citlalli López

OAXACA, Oax. Sandra y Julián, cantaban en las calles del Centro Histórico de Oaxaca, la llegada del Covid-19 y las medidas de sana distancia los dejó sin lugar de trabajo y sin ingresos.

Ahora el matrimonio, ambos con ceguera, luchan por tener un plato de comida a la mesa toreando a los policías municipales encargados de retirar de la vía pública a toda persona sin una actividad esencial.

Ante la pandemia la pareja tomaba una esquina sobre el Andador Turístico y acompañada por su bocina entonaban las canciones de Los Tigres del Norte, el ingreso era lo suficiente para poder cubrir sus gastos de vivienda, alimentación y vestido hoy día, han tenido que aprender a sobrevivir con 20 pesos al día.

La pareja vive en la Colonia El Paraíso, en la Segunda Privada de Independencia #104 junto con la mamá de Sandra en una vivienda muy precaria.

Las veces que han salido a buscar ingresos sólo han logrado juntar 60 pesos en tres horas de torear a los policías municipales, quienes al verlos les indican que tienen que retirarse de las calles.

“No nos dejan estar, nos corren porque dicen que nos vamos a contagiar”, explica Julián, que a fuerza por apretarse el cinturón está quedando en los huesos.

Con los 60 pesos que llegan a ganar, estableciéndose en puntos de alta concentración de personas como afuera de los bancos o de las oficinas de pago de teléfono, deben de hacer milagros, el dinero debe rendir lo menos para cuatro días para después volverse a arriesgar a salir.

Julián perdió la vista del ojo izquierdo a los seis años a raíz de un golpe de su padrastro, a los 14 años tuvo desprendimiento de retina y esto hizo que quedara ciego completamente.

Sandra, su esposa también quedó ciega debido al glaucoma desde hace diez años, la pareja no recibe ningún tipo de ayuda de programas sociales de gobierno y se encuentra en el desamparo.

No hay comentarios

Dejar respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.