Foto: JLP
Citlalli López

OAXACA, Oax. El miedo que dejó el sismo del pasado 23 de junio, sumado a la ansiedad que prevalece entre la ciudadanía por la pandemia de Covid-19, podría llevar a muchas personas a experimentar trastornos de estrés agudo, alertó Carlos Alejandro Lachi Lescas, psicólogo clínico adscrito al servicio de psicología del Hospital General Doctor Aurelio Valdivieso.

Los principales cuadros de ansiedad después de un terremoto son el trastorno de estrés agudo en donde las personas tienen dificultades para respirar y despersonalización, es decir, que entren en estado de shock y siente que no es real lo que está pasando. Esto puede presentarse desde las primeras horas y durar hasta los 30 días.

Si persiste más de ese lapso se le llama un trastorno de estrés postraumático. “Esto hace que cuando vuelva a haber un episodio, como el recientemente vivido, las personas tiendan a presentar ataques de pánico, se paralizan, ya no actúan y quedan disociados, es decir, no saben cómo reaccionar y ahí se ve que la ansiedad no es funcional.

El especialista indicó que la ansiedad es inevitable, y hasta cierto punto normal, pues es un mecanismo del cuerpo para mantenerse a salvo, por ejemplo, escuchar la alerta sísmica va a indicarnos que tenemos que dirigirnos hacia un punto seguro.

Por el contrario, cuando la ansiedad es muy alta, el solo hecho de escuchar la alerta o sentir un ligero movimiento nos paralizará.

Lachi Lescas destacó que debido a que Oaxaca en una zona con alta actividad sísmica es importante que la ciudadanía esté preparada para enfrentar un evento de esta naturaleza y ayudar de manera psicológica a quienes entran en crisis.

A este tipo de ayuda se le conoce como los primeros auxilios psicológicos, que, como primer paso tiene el contacto con la persona para escucharla atentamente sin emitir juicio o comentario. “No es necesario decirle ninguna frase, ni que todo va a estar bien, simplemente escuchar”.

Los primeros auxilios psicológicos los puede brindar una persona capacitada en el tema, aunque no necesariamente sea especialista en psicología o salud mental.

En este sentido, recomendó a las familias consultar información al respecto para poder tener las herramientas necesarias en caso de necesitarse.

No hay comentarios

Dejar respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.