El conjunto universitario deberá de utilizar sus pocos recursos para superar la prueba que significa el Torneo Guard1anes 2020.

Agencia

CIUDAD DE MÉXICO. A unos días de empezar su andar en el Torneo Guardianes 2020 de la Liga MX, los Pumas aún tienen temas importantes que resolver, tanto dentro, como fuera de la cancha. 

Históricamente, el conjunto capitalino se ha caracterizado por operar con un presupuesto menor al de muchos otros equipos de la primera división nacional. Por tal motivo, sus finanzas se han visto mayormente afectadas, a causa de la pandemia que afronta el mundo. Prueba de ello, son las medidas que han tenido que tomar en los últimos meses. 

El pasado 30 de marzo, los Pumas anunciaron que harían “un diferimiento parcial en el pago de los salarios, sin afectar a los que menos ingresos tienen”. Después se especificó que esta disposición, solamente aplicaría para la directiva, cuerpo técnico y jugadores del primer equipo varonil “iniciando escalonadamente por los que más ganan”. 

Dicha resolución no fue suficiente. Actualmente, la directiva se encuentra renegociando los contratos de los futbolistas. No obstante, hasta la semana pasada, las partes involucradas todavía no habían llegado a un acuerdo, según confirmó el propio defensa argentino, Nicolás Freire.

Las afectaciones económicas también han traído otro tipo de consecuencias, tales como: la falta de refuerzos. Mientras los universitarios dejaron salir a cinco jugadores para este torneo (Alfredo Saldívar, David Cabrera, Víctor Malcorra, Pablo Barrera y Martín Barragán) hasta el momento sólo han confirmado la llegada del portero mexicano, Alfredo Talavera. 

De esa manera, todo indica que el técnico español, Miguel González Míchel, tendrá que echar mano de algunos jóvenes de la cantera y otros tantos futbolistas que iban a participar en la liga de expansión, ya que, además, los resultados no acompañaron a los del Pedregal en la Copa por México, torneo de pretemporada en el que no pudieron avanzar más allá de la fase de grupos, luego de perder 4-1 con el Cruz Azul y empatar sin goles ante América y Toluca.

En medio de todo esto, la presión de hacer un buen torneo rodea al equipo universitario, ya que el Guard1anes 2020 será la tercera campaña de los auriazules bajo el mando de Jesús Ramírez en la presidencia deportiva y Míchel en la dirección técnica. Los resultados positivos ya empiezan a ser necesarios para una afición que no ve a su equipo en liguilla desde el Apertura 2018.

No hay comentarios

Dejar respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.