La intención es expandir los intereses de la nación en la región y actuar sin pasividad, sino ser proactiva frente a los socios.

Angélica Melín/ MVS Noticias

CIUDAD DE MÉXICO. El titular de la Secretaría de Relaciones Exteriores (SRE), Marcelo Ebrard, planteó que México está trabajando para acceder a todas las vacunas contra Covid-19 que se desarrollan en la plataforma multilateral “Covax”, a fin de atender de manera oportuna a la población.

Afirmó que la política exterior aplicada a la emergencia sanitaria por coronavirus ha dado resultados, como el planteamiento del gobierno mexicano, adoptado como resolución de la Organización de Naciones Unidas (ONU), sobre el acceso oportuno y equitativo a las vacunas, tratamientos y medicamentos contra la enfermedad.

Al participar en la reunión plenaria virtual de los diputados federales del Movimiento de Regeneración Nacional (Morena), el funcionario añadió que para poner en marcha la resolución de la ONU, se creó la plataforma multilateral “Covax”, en la que participan 190 países.

Su fin es garantizar el acceso de todos los miembros, a un porcentaje de entre 10 y 20 por ciento de las vacunas que se requerirán.

Ebrard Casaubón agregó que la plataforma cuenta ya con una “cartera” de cerca de 18 vacunas sujetas a prueba, y cuando su efectividad sea comprobada, se permitirá el acceso a las mismas.

En ese caso, la instrucción del Ejecutivo Federal es participar en el mayor número de protocolos de prueba de vacunas a nivel internacional, en particular los que se encuentren en Fase 3, de aplicación masiva.

México ya ha “tratado” las vacunas que desarrollan China, Rusia, Alemania, Francia, Italia y Estados Unidos, al mismo tiempo, para que el país tenga un acceso rápido y suficiente a las vacunas.

Al mismo tiempo se está buscando acceder a conocimiento y financiamiento a proyectos mexicanos, para ampliar la capacidad tecnológica interna y anticiparse a posibles dificultades para obtener las vacunas producidas por otras naciones.

También se están atrayendo recursos internacionales y usando fondos que la Cancillería ya tenía a disposición para respaldar los proyectos de pruebas y tratamientos de origen mexicano.

No solo se trabaja en traer insumos del exterior, sino en desarrollar la capacidad tecnológica propia que permita producir vacunas mexicanas, insistió.

En cuanto al tema prioritario del Tratado Comercial México-Estados Unidos-Canadá, indicó que nuestro país buscó, entre otros factores, cambiar la dinámica laboral que se generó con el anterior Tratado de Libre Comercio (TLC), de salarios bajos en detrimento de los mexicanos.

Uno de los aspectos más complicados en la negociación, fue el energético, donde Estados Unidos tenía planeado generar un mercado integrado que nuestro país no aceptó, para proteger su autonomía en la materia.

Una vez firmado el Tratado, dijo, México se tiene que centrar en las inversiones que quiere recibir y cuáles resultarán más convenientes para la economía nacional. La intención es expandir los intereses de la nación en la región y actuar sin pasividad, sino ser proactiva frente a los socios.

No hay comentarios

Dejar respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.