Patricia Briseño

OAXACA, Oax., Organizaciones sociales, representantes comunales y autoridades municipales denunciaron a la Comisión Nacional del Agua (Conagua), por incumplir con el convenio de permitirle a 16 comunidades zapotecas de la región de los Valles Centrales de Oaxaca participar en la administración y cuidado del agua en su territorio. 

En conferencia de prensa expusieron que no se ha cumplido el acuerdo firmado hace 10 meses entre el gobierno federal –vía Conagua—para establecer una nueva reglamentación a partir de la derogación del decreto de veda de 1969, y el reconocimiento de la concesión colectiva para las comunidades indígenas.

Juan Justino Martínez González, representante legal de las comunidades agrupadas en la Coordinadora de Pueblos Unidos por el Cuidado y la Defensa del Agua (Copuda) recordó que el 12 de octubre del año pasado, el organismo federal, a través de su titular, Blanca Jiménez Cisneros, se comprometió a elaborar un nuevo decreto y publicar un estudio técnico que habría de establecer “la disponibilidad de agua en el acuífero y la emisión de concesiones colectivas”. 

Sin embargo, sostuvo, “la Conagua incumplió con ese convenio histórico con los pueblos de Oaxaca y favorece el uso industrial del agua, así como la asignación de concesiones bajo un criterio discriminatorio”. 

La directora del Centro de Derechos Indígenas Flor y Canto A.C. Carmen Santiago Alonso exigió entrevistarse con el presidente, Andrés Manuel López Obrador, para exponerle la lucha de 15 años de revertir la escasez de agua y el legítimo derecho de los zapotecas del Valle de Oaxaca a decidir sobre las fuentes naturales de agua en su territorio y a cuidarlas. 

“Vamos a exponerle nuestro caso y la serie de atropellos de los que hemos sido objeto durante todo el proceso de consulta indígena, que tiene de fondo un trato racista y clasista, negado a través de la actual Ley de Aguas Nacionales”. 

Otros de los participantes resaltaron que desde el 2005 encabezan un importante movimiento para el cuidado y la defensa del agua que nació de la necesidad de buscar soluciones a la sequía, así como a una serie de políticas estatales que agravaron la situación del desabasto de agua.   

“De esta forma emprendimos el camino legal para superar los problemas administrativos derivados de una veda en la región, que nos limita a las comunidades indígenas y campesinas el acceso al agua”.  

No hay comentarios

Dejar respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.