Foto: Archivo
Jaime Guerrero

OAXACA, Oax. Con 32 votos a favor el pleno de la 64 Legislatura pidió al gobernador Alejandro Murat Hinojosa cancelar la licitación de la Secretaría de Medio Ambiente, Energías y Desarrollo Sustentable (Semaedeso) sobre el saneamiento de los ríos Salado y Atoyac ante múltiples irregularidades e ilegalidades detectadas en la asignación del proyecto a una empresa del estado de Coahuila, además de instruir lo necesario para que la Secretaría de la Contraloría y Transparencia Gubernamental determine las sanciones que correspondan por las irregularidades cometidas por la Secretaría a cargo del regidor con licencia del PAN,  Samuel Gurrión.

Fue a través de una proposición con punto de acuerdo como las diputadas y diputados integrantes del grupo parlamentario de Morena exigieron dejar sin efecto la licitación pública emitida por la Semaedeso, contó con el aval de diputados del Partido Encuentro Social, del Trabajo y Verde Ecologista.

Fueron tres propuestas en el mismo sentido que fueron impulsadas por los morenistas entre ellas la del presidente de la Junta de Coordinación Política, Horacio Sosa Villavicencio, así como Delfina Guzmán Díaz, otra más de Ángel Domínguez Escobar y Gloria Sánchez López, eso generó desacuerdos del diputado morenista, llamado El Andariego quien nuevamente en un acto protagónico recriminó a Guzmán Díaz atropellar los acuerdos, se levantó de su curul y tomó su discurso plasmado en unas hojas y los increpó porque le habían ganado el posicionamiento mediático.

Y es que el punto de acuerdo de Domínguez Escobar solo iría enfocado a solicitar la cancelación de la licitación, no así una investigación de la dependencia por el proceso de licitaciones irregulares situación que molestó al legislador de la Cuenca al verse trunco su presunto pacto con Gurrión Matías para amainar las acciones en su contra.

Y es que el pasado 3 de agosto la Secretaría de Medio Ambiente convocaría a una licitación pública con el fin de contratar la elaboración de estudio de diagnóstico y planeación integral para el saneamiento de las aguas residuales en los ríos Atoyac y Salado, de ese proceso se observaron diversas inconsistencias e irregularidades tan solo en el acto de apertura de propuestas técnicas el 12 de agosto, entre ellas que solo dos empresas se les revisó la documentación cuantitativamente conforme al registro de recepción de la documentación, a las cuatro empresas restantes no se les revisó la documentación de acuerdo con ninguno de los dos criterios anteriores.

En la revisión de la documentación de la empresa Proyectos Hidráulica Dinamsa Coahuila que resultó ganadora, no se mencionó no se registró que le falta los mismos documentos que a otras empresas que por ello fueron descalificadas, las propuestas económicas fueron abiertas sin cubrir el requisito de haber agotado los análisis detallados de las propuestas técnicas, hecho que fue señalado por el representante de la Secretaría de la Contraloría, así la Semaedeso a cargo de Gurrión Matías decidió continuar el proceso y abrir las propuestas económicas.

En el acto del procedimiento se dejaron una serie de hechos que ocurrieron como la propia apertura de las propuestas económicas y los montos de las ocho propuestas que evidencian que la ganadora fue la más cara.

A juicio de los diputados morenistas se exhibe que se trató de un proceso para simular la licitación y en los hechos entregar el proyecto de manera directa a la empresa Proyectos Hidráulicos Dinamsa Coahuila, durante ese proceso denuncias públicas señalan que se realizó una licitación simulada a fin de entregar el proyecto a la empresa de Coahuila por un monto económico de 9 millones 998 mil pesos 495 centavos que resulta ser la propuesta más elevada en comparación con otras propuestas participantes.

A juicio de Guzmán Díaz, ello no solo resulta ilegitimo sino ilegal y por ello pidieron a Murat Hinojosa instruir lo necesario para dejar sin efecto el proceso completo, así mismo pidió tomar en cuenta que la licitación fue para la elaboración del estudio de diagnóstico y planeación integral para el saneamiento de las aguas residuales en los ríos Atoyac y Salado.

“Es claro que no solo se armó un proceso falso para entregar recursos a una empresa específica, sino que, además se trata de entregárselo a cargo de un trabajo que no es necesario para hacer o que en su caso sería necesario actualizar los diagnósticos ya existentes los cuales podrían desarrollarse con mejores resultados y menor costo económico mediante acuerdos con instituciones académicas que ya han estudiado el caso como el Instituto Politécnico Nacional, la UNAM y la Universidad Autónoma Chapingo”, destacó Guzmán Díaz.

No hay comentarios

Dejar respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.