Un hacker ruso quiso pagar a un empleado de Tesla para que instalase un malware en la red interna de la fábrica de Tesla en Nevada.

Agencia

CALIFORNIA. Tesla pudo ser víctima de una operación de ransomware, algo que ha reconocido su propio presidente ejecutivo, Elon Musk.

Musk dijo el 28 de agosto en su cuenta de Twitter que este fue un ataque serio como respuesta a los múltiples reportes acerca de un posible ataque perpetrado por un ciudadano ruso, que fue detenido a principios de esta semana por el FBI. De acuerdo con ZDNet, el hacker ruso pretendía instalar un malware en la red interna de la Gigafactory de Tesla en Nevada para extraer información confidencial de la empresa.

El pirata, Egor Igorevich Kriuchkov, es un ciudadano ruso de 27 años que tras su llegada a Estados Unidos en julio contactó a un empleado de la Gigafactory. Tras reunirse con él varias veces, Kriuchkov dijo al empleado de Tesla que estaba trabajando con un grupo de piratas informáticos con sede en Rusia y le propuso instalar un malware en los sistemas de la empresa a cambio de US$1 millón.

Kriuchkov le dijo que el malware, en el que el grupo se gastó US$250,000, filtraría datos de la red de Tesla y los cargaría en un servidor remoto para después pedir dinero a cambio de eliminarlo. Los ataques de ransomware son un tipo de estafa muy habitual en la que los piratas utilizan un tipo de malware que impide a los usuarios acceder a su sistema o a sus archivos personales y generalmente, los delincuentes exigen el pago de un rescate para poder acceder de nuevo a ellos

Según el medio fuente, el empleado de Tesla denunció los hechos ante el FBI, quien comenzó una investigación que finalmente acabó con el arresto de Kriuchkov que pretendía escapar de EE.UU. el pasado fin de semana.

No hay comentarios

Dejar respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.