Foto: ilustración

Redacción

OAXACA, Oax. El senador de la República por el partido Morena, Salomón Jara Cruz, anunció que presentará una iniciativa para prohibir la venta de alimentos y bebidas de alto contenido calórico a personas menores de 18 años a nivel nacional mediante una modificación a la Ley General de Salud y a la Ley General de los Derechos de Niñas, Niños y Adolescentes.

Adicionalmente, propondrá que el Impuesto Especial a la Producción y Servicios (IEPS) a alimentos procesados y bebidas azucaradas de alto contenido calórico sea el equivalente a la mitad de su precio.

Lo anterior, luego de indicar que la decisión del Congreso de Oaxaca de restringir este tipo de alimentos a menores es un ejemplo para todo el país.

Y para complementar estas iniciativas, el senador morenista también propondrá reformas a diversas leyes secundarias para garantizar que los recursos recaudados a través del IEPS que pagan las bebidas azucaradas o edulcoradas y los alimentos de alto contenido calórico, se destinen a programas que atiendan los problemas y las enfermedades asociadas a la obesidad y malnutrición.

“Las tres iniciativas, que forman parte de mi agenda legislativa para el próximo período de sesiones, tienen el propósito de acompañar la Estrategia Nacional para una Alimentación Sana establecida por el gobierno de la República”, añadió.

El vicepresidente de la Mesa Directiva del Senado de la República señaló que combatir la adicción al azúcar y al sodio no será una tarea sencilla, puesto que se enfrentará a la resistencia de los industriales de alimentos chatarra y bebidas azucaradas.

“Este mercado es muy lucrativo, en los tres últimos años esta industria ha reportado una utilidad bruta de 123 mil millones de pesos, a costa de la salud de casi 93 millones de mexicanas y mexicanos que sufren sobrepeso y obesidad”, resaltó.

Y añadió que no en balde esta industria ha dedicado sus esfuerzos a producir generaciones de consumidores, “generaciones de adictos a los endulzantes y al sodio, que es por lo que la consideramos un cártel”.

El senador mencionó que, ante la aprobación de la iniciativa en el Congreso de Oaxaca, los empresarios de esta rama y cámaras nacionales de la industria y el comercio, como la Coparmex, pusieron “el grito en el cielo” y acusaron que la iniciativa afectará a los pequeños comercios e incentivará el comercio informal, lo cual consideró falso.

“Que quede claro, porque los industriales están desinformando a la población, la iniciativa que se aprobó el Congreso de Oaxaca y la que presentaré no prohíben la venta en general sino la venta directa de alimentos procesados y refrescos a niñas, niños y adolescentes”, detalló.

Las ventas de estos productos no tendrán una disminución sustancial con la mera prohibición, comentó Jara Cruz, porque quienes tienen poder adquisitivo son las personas adultas, los padres y madres, y van a continuar comprándolos, “es por ello que un aumento drástico del IEPS cerrará la pinza para lograr una reducción significativa en el consumo de alimentos y bebidas de alto contenido calórico”, remató.

Finalmente, el senador apuntó que los empresarios de este sector deberán adaptarse a una nueva realidad e invertir parte de sus multimillonarias ganancias para que sus productos sean menos nocivos, “aspiramos a transformar esta industria para que lo que produzcan realmente contengan un aporte nutrimental mínimo”.

No hay comentarios

Dejar respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.