Patricia Briseño

OAXACA, Oax. Al cumplirse tres años del terremoto de magnitud 8.2 que enlutó a 83 familias e impactó particularmente en la región del Istmo de Tehuantepec, Oaxaca, donde cobró un saldo funesto de miles de daños materiales, la reconstrucción de la vida cotidiana y el patrimonio recae en cada uno de los mismos ciudadanos.

“La verdad que se avanza muy poco en la reconstrucción tanto de viviendas dañadas como de servicios municipales, el drenaje sigue colapsado y caminar entre las calles se complica, pues aún te encuentras con montones de tierra y polines de madera apuntalando alguna construcción”, dijo Javier Fuentes Valdivieso, habitante de la Primera Sección, en el municipio de Juchitán de Zaragoza.

Agregó que también hay lentitud en la reconstrucción de la Casa de la Cultura, la Biblioteca Pública Municipal. El templo de San Vicente Ferrer es intervenido por una asociación civil (Fundación Alfredo Harp Helú), de lo contrario, seguiría en ruinas.

De su lado, la Red Regional de Vecinos Afectados por los Sismos propuso al presidente, Andrés Manuel López Obrador incluir en el proyecto de presupuesto de egresos de la Federación, un recurso extraordinario para la reconstrucción en el año fiscal 2021.

A través de una carta, la asociación civil que afilia a damnificados de Oaxaca, Chiapas, Puebla y Morelos consideró que este financiamiento permitirá que se realicen reconstrucciones y mejoras de viviendas afectadas por el movimiento sísmico que no se desplomaron ni fueron demolidas, pero que tienen daños que representan riesgos y no garantizan una vivienda digna.

“En el 2020 solo fueron consideradas casas con daño total, sin embargo, son pocas debido a que sus moradores empezaron a levantarlas con préstamos bancarios, tandas y financiamiento de familiares”, refirió.

La asociación de damnificados propone se asigne una partida presupuestal al Programa Emergente de Vivienda, “para atender a las familias que requieren remodelación y ampliación de sus casas.

En tanto, el presidente municipal de Juchitán, Emilio Montero realizó un acto conmemorativo en la denominada “zona cero” del terremoto de hace tres años, en el costado sur del Palacio Municipal, y acompañado por David Cervantes Peredo, subsecretario de Ordenamiento Territorial de la Secretaría de Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano (Sedatu).

En su oportunidad, David Cervantes aseguró que sí habrá presupuesto para el Programa Nacional de Reconstrucción en 2021, que el plan “no se acaba hasta que se acaba”, hasta que las necesidades de reconstrucción de escuelas, viviendas o edificios simbólicos terminen.

Agregó que el presidente Andrés Manuel López Obrador se comprometió desde el inicio a dar atención especial al estado de Oaxaca, y en particular al Istmo, por haber sido la región más golpeada por los sismos, de tal manera que en 2019 destinó el 32 por ciento de los recursos del programa a Oaxaca, y en 2020, el 33 por ciento.

“En 2019 se invirtieron, en 286 municipios oaxaqueños, 5 mil 300 millones para 13 mil 500 acciones de vivienda, escuelas, salud y rescate del patrimonio, y en 2020, 4 mil 409 acciones, con una inversión de 3 mil 143 millones de pesos, el 60 por ciento del programa nacional de reconstrucción se está aplicando en el Istmo”, aseguró.

No hay comentarios

Dejar respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.