Elecciones en San Bartolomé Quialana/Foto: Jorge Luis Plata
Citlalli López

OAXACA, Oax. La pandemia por el Covid-19 no sólo ha impactado en la vida económica y laboral de las mujeres, la crisis de salud mundial podría tener un efecto negativo en su participación política durante los próximos comicios, advirtió la exmagistrada electoral María del Carmen Alanís Figueroa, en el conversatorio virtual El impacto de las reformas federales en elecciones locales.

“Las mujeres hoy estamos nuevamente desempeñando estas funciones que se nos asignaron unilateralmente, que es la de los cuidados, el espacio privado, la salud de los hijos, la educación. Si de por sí no estábamos participando en estos espacios de contienda política, desempeño en cargos públicos en condiciones de igualdad, hoy estamos peor, no sólo por el confinamiento y los tiempos, sino por esta brecha al uso de las nuevas tecnologías”.

Luego de su ponencia, cuestionó si los partidos políticos y las autoridades electorales están tomando en cuenta las brechas que separan a las mujeres.

“Este confinamiento, este rol que estamos jugando las mujeres fundamentales para la atención de la pandemia, de qué manera afectará el desempeño y participación de las mujeres en la política. Esperemos que los datos no sean de una brecha enorme y pasos para atrás, pero creo que es el gran reto de las autoridades electorales, administrativas y los partidos políticos”, manifestó acompañada en el panel por Elizabeth Bautista Velasco, magistrada presidenta del Tribunal Electoral del Estado de Oaxaca (TEEO); Carmelita Sibaja Ochoa, presidenta de la Comisión de Género del IEEPCO; Edith Matías Juan, integrante del Centro Profesional Indígena de Asesoría, Defensa y Traducción Asociación Civil, y Ana Vásquez Colmenares Guzmán, titular de la SMO.

En su disertación sobre el impacto de la reforma, Alanís Figueroa indicó que en la construcción de ésta fue fundamental la experiencia de Oaxaca, entidad que siempre estuvo presente en la mesa de discusión por los casos emblemáticos de violencia política contra las mujeres que llevaron a tomar acciones inmediatas.

Previo a su aprobación en abril pasado, indicó que hubo hasta 40 iniciativas en manos de distintas legislaturas “y simplemente no se aprobaba porque no querían que se establecieran las líneas claras para la denuncia y el castigo de las personas que cometieran violencia”.

Tener una reforma integral, expuso, resulta fundamental para tener a nivel nacional una sola definición y conceptualización para que no haya lugar a las interpretaciones, tener estándares, pisos mínimos y que puedan ir más allá en las entidades federativas.

Después de la conceptualización -agregó-, el corazón de la reforma es la atención inmediata a las mujeres a través de las órdenes de protección cuando su vida e integridad estén en riesgo, así como la aplicación de medidas cautelares para detener la conducta violenta y las medidas de reparación del daño.

No hay comentarios

Dejar respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.