El tenista suizo reconoce que para él ha sido un alivio dejar de lado los contantes viajes, pero espera poder jugar dicho torneo el próximo año.

AFP

PARÍS. “Claro que extraño Wimbledon”, reconoció Roger Federer, cuando el Grand Slam londinense, anulado debido a la pandemia del nuevo coronavirus, debería estar disputándose, este lunes en unas declaraciones con ocasión del lanzamiento de unas zapatillas deportivas con su nombre.

Dos veces operado de la rodilla derecha durante el primer semestre de 2020, el suizo de los veinte trofeos de Grand Slam, que cumplirá 39 años dentro de un mes, ya anunció que volverá a la competición en 2021.

Durante su confinamiento ha estado “muy ocupado”, entre “reeducación, decisiones a tomar sobre lo que era mejor para que mi rodilla se mantenga en forma, ocuparme de mis hijos, mi fundación y mis negocios”, explicó.

Con mis operaciones, ha sido un período importante para mí, para saber si quería continuar. Es muy fácil de decir, pero ha sido un largo camino para volver, hay que ser paciente. Ha sido un tiempo de reflexión”, añadió. 

Estábamos en la montaña, aislados, no hemos visto a nadie. No he visto a mis padres durante casi tres meses, hemos sido serios y estrictos”, contó el jugador suizo. “Es muy importante serlo, aun ahora, hay que ser muy prudente”, indicó.

¿Se imagina sus zapatillas deportivas “Roger”, cuyo primer modelo, blanco, que cuestan 240 euros (269,8 dólares), con una producción de mil pares numerados, que serán atribuidos por sorteo, un futuro como las Stan Smith o las Jordan? “No sé dónde nos va a llevar esto. Tal vez no llegue muy lejos o tal vez, es lo que soñamos, nos acompañará durante mucho tiempo”, concluyó el tenista suizo.

No hay comentarios

Dejar respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.