Foto: JLP

*Celebran el Día Estatal del Maíz Nativo

Rocío Flores

OAXACA, Oax. En el Día Estatal del Maíz Nativo que se celebra cada 29 de septiembre, organizaciones de la sociedad civil realizaron una jornada en defensa de la milpa comunal en tiempos de pandemia, en la que destacaron algunas diferencias del sistema de la milpa comunal y el sistema alimentario global.

Durante los tres días de celebración, que inició el domingo con un ritual, los participantes e integrantes de distintos colectivos que se agrupan en el Espacio Estatal en Defensa del Maíz Nativo de Oaxaca, reflexionaron sobre la labor de las comunidades indígenas campesinas, las cuales 一apuntan一 siguen luchando por mantener la capacidad de alimentar a su población trabajando sus tierras en medio de una crisis sanitaria sin precedente.

 “Los campesinos salieron del encierro, salieron a sembrar su maíz, a procurar la vida desde sus tierras, como un primer acto de rebeldía y resistencia”, observaron.

Destacaron que mientras el campesinado crece con la milpa que está reverdeciendo, el sistema alimentario global de las agroindustrias esparce millones de litros de agrotóxicos que han transformado grandes extensiones del campo y provocado la muerte de animales, insectos y humanos en el mundo.

Es una guerra no declarada contra lo vivo, sobre la tierra y la naturaleza, señala Edith Morales, una de las participantes de la jornada. Todo en nombre de la plusvalía y la ganancia de algunas grandes empresas transnacionales que controlan las semillas fabricadas en laboratorios.

Sobre la pandemia expusieron que ésta nos permite ver que perdimos nuestra capacidad de producir nuestros alimentos, que perdimos el respeto a la naturaleza, que la agroindustria deshumaniza el campo y el capital deshumanizó nuestra relación con la tierra.

En su pronunciamiento final destacaron que la milpa y la agricultura en general es una respuesta económica frente a la pandemia y una alternativa para enfrentar la crisis actual y el futuro de la humanidad.

Por ello, exhortaron a todas y todos a retomar la relación con la tierra, a construir juntos un presente y un mañana donde florezca la vida, el maíz y la milpa. “Este es un llamado a nuestra memoria, a recordar que somos mujeres, hombres, jóvenes, ancianos y niñas y niños de maíz”.

No hay comentarios

Dejar respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.