El charrúa revela que la pasó mal cuando el cuadro blaugrana le comunicó que no contaba con sus servicios. “Mi esposa fue la única que me vio con la cabeza gacha”, dice.

EUROPA PRESS

MADRID. El jugador del Atlético de Madrid, Luis Suárez, reconoció que lo pasó mal cuando el Barcelona le comunicó que no contaba con sus servicios y le empujaron a buscarse una salida, que primero pareció pasar por la Juventus y que tuvo en el Wanda Metropolitano su destino final.

Hubo días en los que lloré por la situación que estaba atravesando”, comentó a los medios el delantero después de marcar un penalti en la victoria de Uruguay por 2-1 en la eliminatoria mundialista contra Chile en Montevideo.

Suárez explicó que el club blaugrana le envió a entrenar “por separado”. “Me enviaron lejos de los otros 22 jugadores. Pero mi esposa fue la única que me vio con la cabeza gacha”, reconoció.

Suárez, que estuvo cerca de unirse a la Juventus e incluso hizo una prueba de idioma para obtener la ciudadanía italiana, marcó dos goles en su debut con el Atlético en LaLiga Santander, en la victoria por 6-1 sobre el Granada.

No hay comentarios

Dejar respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.