Notimex

CIUDAD DE MÉXICO. El ejercicio podría ayudar a prevenir el tipo más común del cáncer de hígado en personas obesas y con diabetes, sugieren investigadores de la Facultad de Medicina de la Universidad Nacional Australiana.

Mediante un estudio, publicado en el Journal of Hepatology, los científicos analizaron en ratones obesos y diabéticos, a quienes además les inyectaron una dosis baja de un agente cancerígeno, si el ejercicio tenía algún efecto benéfico.

Para lo anterior, a la mitad de los ratones se les permitió el acceso regular a una rueda para correr y a la otra mitad no. A pesar del ejercicio en los animales, estos no dejaron de ser obesos.

Los investigadores descubrieron que el ejercicio pudo detener el desarrollo de cáncer de hígado asociado con la obesidad y la diabetes tipo 2 en los ratones.

“Específicamente, mientras casi todos los ratones obesos inyectados con una dosis baja de un agente cancerígeno desarrollaron cáncer de hígado en seis meses, los que hicieron ejercicio estaban completamente protegidos.

“Hasta el momento, hay muy pocas terapias efectivas para el cáncer de hígado, por lo que son muy necesarios enfoques para prevenirlo”, apuntaron.

No hay comentarios

Dejar respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.