EL COMENTARIO DE HOY

Juan Pérez Audelo/ Columna

La imagen del zócalo de la capital va en franco deterioro. El corazón de la ciudad; uno de nuestros sitios más emblemáticos, ha ido sucumbiendo ante la abulia y el desinterés de las autoridades. Algo que me cuesta trabajo entender es el por qué no se ha acudido a la Comisión Interamericana de los Derechos Humanos, para cuestionar las llamadas medidas cautelares, que protegen a unos cuantos indígenas triquis que, desde 2010, se apropiaron de los pasillos del Palacio de Gobierno.

Hay argumentos suficientes para reubicarlos ante el daño a la imagen de una ciudad, catalogada como Sitio de Monumentos Históricos, por el Instituto Nacional de Antropología e Historia y Patrimonio Cultural de la Humanidad, por la UNESCO. La pregunta es, ¿qué se esconde detrás de ese temor, de esa apatía o terror a que una defensa de la ciudad se asuma como violación a los derechos humanos? Pasará otro sexenio, como el anterior, sin que se mueva un dedo para restituirle a los citadinos su Centro Histórico.

Hoy mismo, el zócalo está convertido en un estercolero. El comercio en la vía pública, a pesar de la contingencia por la pandemia, se ha asumido su huésped más distinguido. Inamovible y permanente. Dicen sus dirigentes que ese espacio es del pueblo. Entonces cualquier ciudadano puede llevar sus salas o comedores y vivir ahí. Cualquier hijo de vecino puede asumir como propia la explanada de Catedral o Santo Domingo. ¡Vaya argumento tan burdo!

En años pasados, cuando el magisterio afiliado a la Sección 22 realizaba sus marchas, llevaba como cola a comerciantes en la vía pública. No sólo oaxaqueños, sino de Puebla, la Ciudad de México y otras entidades del país. Cuando instalaban su plantón, también se convertía en un gigantesco tianguis. Y desde el mes de mayo se quedaban hasta las fiestas de julio, aprovechando la afluencia del turismo. Y de ahí para adelante, se fueron quedando. Tomaron carta de naturalización.

Lo que sorprende es que esté a la vista de las autoridades tanto estatales como municipales y nadie se compromete para desalojarlos o reubicarlos. Lo usual es que unas le echen la bolita a las otras. Pero ninguna resuelve. Hay que ver el zócalo hoy, hasta parece listo para una verbena popular. Hay incapacidad para darle a ese sitio que hasta los ochenta fue sitio de esparcimiento de las familias de la ciudad, el ancestral lucimiento, a más de tres décadas de que se convirtiera en foro de la eterna protesta, tianguis y alcantarilla con malos olores. Y a ese respecto, no se avizora ni en sueños, que se busque una alternativa.

No hay comentarios

Dejar respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.