EFE

La farmacéutica Eli Lilly suspendió los ensayos con su terapia experimental de anticuerpos contra la COVID-19 por temores sobre su seguridad, días después de que el presidente de EEUU, Donald Trump, elogiara el tratamiento y la empresa solicitara aprobación de emergencia para su uso.

Según el diario The New York Times, funcionarios estadounidenses indicaron en un intercambio de correos electrónicos este martes que la empresa con sede en Indianápolis (Indiana) había suspendido los ensayos clínicos con anticuerpos por “potenciales preocupaciones de seguridad”.

Las pruebas estaban diseñadas para probar la efectividad de la terapia en centenares de enfermos hospitalizados con la COVID-19 en comparación con la administración de un placebo y del antiviral Remdesivir, utilizado ampliamente, pero también de manera experimental, ante infecciones del nuevo coronavirus.

Las pausas en terapias de este tipo no son inusuales y normalmente suponen la revisión por parte de un comité de expertos independientes de los datos para determinar si el tratamiento es el responsable de los efectos secundarios, que la empresa no ha detallado.

La terapia de Eli Lilly es similar a la que ha desarrollado la biotecnológica Regeneron y que le fue administrada a Trump durante su convalecencia a comienzos de este mes por su infección de COVID-19, que según su doctor ya no se manifiesta con síntomas ni con niveles contagiosos del virus.

Tras regresar a la Casa Blanca, después de cuatro días ingresado en el hospital militar Walter Reed, Trump elogió las terapias de Eli Lilly y Regeneron, que llamó “curas”, pese a que aún no hay pruebas que respalden una declaración de ese tipo.

No hay comentarios

Dejar respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.