Carlos León Monterrubio, edil de Tlacolula, Oaxaca
Citlalli López 

OAXACA, Oax. A casi un año de la solicitud al Congreso del estado comenzó a circular el proceso hacia la revocación del mandato del presidente municipal de Tlacolula de Matamoros, Carlos León Monterrubio por haber incurrido en violencia de género.

A través de un amparo la ciudadana Elizabeth Sánchez González logró que el Congreso local contestará la petición hecha en noviembre del 2019, con fecha del 9 de octubre del 2020 la legislatura pidió a la solicitante ratificar su petición que forma parte del expediente CPG/304/2019.

En tanto solicitó al presidente municipal que produzca su contestación so pena de declararlos en rebeldía y presuntamente confesos, el plazo establecido por el Congreso fue de diez días.

El 20 de octubre de 2019 circuló en redes sociales un video en el que se ve a el edil dirigiéndose a un grupo de hombres manifestando su intención de renunciar al cargo, en este también se jactaba de haber contraído matrimonio cinco veces y se refería de manera grosera y violenta a quienes calificó como “pendejas”.

En su momento la activista argumentó que con base a los establecido en el artículo 61 fracción quinta de la Ley Orgánica Municipal haberse referido a las mujeres de forma grosera, misógina y violenta es causal grave para la revocación del mandato.

El artículo 56 de la Ley de Responsabilidades de los Servidores Públicos del Estado y Municipios de Oaxaca -refirió- establece que los servidores públicos deben de observar buena conducta en su empleo, cargo o comisión tratando con respeto, diligencia, imparcialidad y rectitud con las personas que tenga relación con motivo de éste.

Con sus expresiones -agregó- el edil contravenía a los principios de legalidad al no observar la Ley de Acceso a las Mujeres a una Vida Libre de Violencia de Género y los tratados internacionales que han signado en México en materia de no discriminación y no violencia hacia las mujeres.

Sánchez González destacó que la misma Ley de Responsabilidades detalla en su artículo 53 que los servidores públicos deben de atender en tiempo y forma las recomendaciones públicas no vinculatorias, propuestas, denuncias, quejas o cualquier resolución que emitan los defensores de los derechos humanos en el ámbito de su competencia.

En este caso la Conavim en su momento también llamó a el edil a ofrecer una disculpa pública a las mujeres de Tlacolula por sus expresiones exhorto que no fue atendido.

No hay comentarios

Dejar respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.