Jaime Guerrero

OAXACA, Oax. A partir de ayer domingo 25 de octubre finaliza el tiempo de gracia que el Congreso de Oaxaca dio a las empresas para eliminar de su inventario los productos que se presenten en botellas desechables de plástico, así como los envases y embalajes desechables de unicel.

Esta medida es consecuencia de la adición a la Ley para la Prevención y Gestión Integral de los Residuos Sólidos, aprobada en abril de 2019. En esta nueva disposición, se señala la prohibición de vender, distribuir o emplear envases de un solo uso elaborados con tereftalato de polietileno (PET) destinados al agua u otras bebidas, salvo que sean destinados para fines médicos, educativos o para la atención humanitaria, y vender, distribuir o usar envases, embalajes u otros productos de un solo uso elaborados con poliestireno expandido (unicel).

La reforma a la ley implica que la industria refresquera replantee las formas de distribuir sus productos, al menos en Oaxaca, pues se verá obligada a envasarlos en contenedores menos dañinos al medio ambiente, como puede ser el regreso al uso de botellas retornables de vidrio, por ejemplo.

Por lo pronto, prohíbe a comercios entregar popotes y bolsas de plástico, salvo que las últimas tengan mínimo 30% de material reciclado.

Dicha reforma fue impulsada por el diputado de la bancada de Morena, Horacio Sosa Villavicencio, que incluye la prohibición absoluta de bolsas de plástico.

La reforma también prohíbe a las dependencias y entidades de los tres poderes del Estado, a los gobiernos municipales y a los órganos autónomos, el adquirir, usar o distribuir productos en envases o embalajes de un solo uso elaborados con tereftalato de polietileno, poliestireno expandido o polietileno, salvo que sean destinados a fines médicos o para la atención humanitaria.

Las sanciones por el incumplimiento de las nuevas disposiciones están previstas en la Ley para la Prevención y Gestión Integral de los Residuos Sólidos, que incluyen la posibilidad de multas (de diez a cincuenta mil días de salario mínimo), la suspensión o revocación de concesiones o autorizaciones, decomisos, clausuras temporal o definitiva, e incluso el arresto.

Estudios de la UNAM revelan que en México se producen 300 millones de toneladas de plásticos al año, de las cuales sólo se recicla 3%. El PET es un gran problema por todos los desechos que se generan, y México se encuentra entre los países que más desechos de PET produce, debido al alto consumo de refrescos y de agua embotellada. Se estima que al año se producen alrededor de 200 botellas de PET por cada mexicano.

Además, una investigación sobre responsabilidad social de las empresas refresqueras advierte que México es el principal consumidor de bebidas embotelladas a nivel mundial; se estima que se consumen alrededor de 800 mil toneladas de PET al año, con un crecimiento anual de 13%, donde considerando un porcentaje de 100%, el principal uso de los envases de PET lo llevan las botellas de refresco, con 52.8%, seguido de agua embotellada con 17%.

No hay comentarios

Dejar respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.