Patricia Briseño

OAXACA, Oax. Ezequiel Rosales Carreño, exdirigente de la Sección 22 del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación (SNTE) vinculado a proceso el año pasado como probable responsable del delito de abuso sexual, cometido contra una mujer durante un viaje en autobús, es el nuevo coordinador general del Frente Indígena de Organizaciones Binacionales (FIOB).

El nombramiento de exlíder magisterial ocurrió durante la asamblea general binacional, en la que participaron virtualmente migrantes en Estados Unidos y Baja California; en el mismo evento también levantaron el veto a Rosales, quien tuvo suspendidos sus derechos y retirado del cargo de comisionado de enlace nacional del FIOB tras la acusación de abuso sexual.

La determinación colectiva apresuró la renuncia de la activista por la defensa de los derechos de los migrantes en los Estados Unidos, Odilia Romero Hernández, oaxaqueña intérprete independiente de zapoteco, español e inglés, radicada en Los Ángeles, California.

“Yo le creo a la compañera que denunció a Ezequiel Rosales, le creo porque en México se matan a mujeres y no vemos justicia, por eso mi voto es en contra de que el profesor se les restituya sus derechos”, expuso Romero.

En respuesta, Rosales Carreño dijo quedó absuelto porque la parte acusadora no se presentó para desahogo de pruebas.

Sin embargo, la activista refirió en una carta que asumió la determinación de retirarse como integrante del FIOB, por haber llegado el momento de abrir espacio a otros liderazgos.

Apuntó que fue la primera en presidir la organización, “resultado de una larga e interminable lucha iniciada por muchas compañeras, quienes han intentado establecer equidad de género y superar el machismo persistente aún al interior del FIOB”.

Subrayó que se va satisfecha por las acciones logradas en estos tres últimos años, especialmente por los alcances del programa de intérpretes indígenas, labor fundamental y necesaria en la comunidad por la importancia de los derechos lingüísticos y políticos de los indígenas migrantes.

Destacó que ahora se dedicará a trabajar con toda energía en Comunidades Indígenas en Liderazgo (Cielo), organización no gubernamental sin fines de lucro, liderada por mujeres indígenas, quienes han luchado en favor de los pueblos y las mujeres indígenas migrantes.

Mencionó que la labor de Cielo ya ha rendido frutos al recaudar un millón 700 mil dólares para entregarlos directamente a migrantes indígenas como apoyo financiero para poder enfrentar las adversidades durante la pandemia, además, de la producción audiovisual en lenguas indígenas para sensibilizar a la población oaxaqueña en Estados Unidos sobre los riesgos del Covid-19.

No hay comentarios

Dejar respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.