Dodgers y Rays, las novenas con las marcas más destacadas de la fase regular, arrancan el choque para definir al monarca de las Grandes Ligas.

AP

CIUDAD DE MÉXICO. La Serie Mundial entre los Dodgers y los Rays tiene la peculiaridad de enfrentar a los dos mejores de la temporada regular, que fue recortada debido a la pandemia.

Pese al abreviado calendario y expansión de los playoffs, se trata de apenas la cuarta vez que los equipos con las mejores marcas de cada liga se miden por el campeonato desde que fueron reconfiguradas en tres divisiones en 1995.

Con el reinante MVP de la liga Cody Bellinger, el recién llegado Mookie Betts y el manager Dave Roberts, los Dodgers registraron marca de 43-17, la mejor de las Mayores por ocho victorias. Voltearon un déficit 3-1 en la Serie de Campeonato de la Nacional al vencer 4-3 con un jonrón postrero de Bellinger en el séptimo juego para avanzar al Clásico de Otoño por tercera vez en cuatro años.

De la mano del novato sensación Randy Arozarena y el manejo magistral de un talentoso bullpen por parte del piloto Kevin Cash, los Rays acceden a la segunda Serie Mundial de su historia.

Los Ángeles ganó su banderín 24 de la Nacional tras superar a
Milwaukee, San Diego y Atlanta, pero no alcanza la cima de las Mayores desde 1988. Perdieron en siete juegos ante Houston en el Clásico de 2017 y luego en cinco contra Boston al año siguiente.

La mitad de los banderines de los Dodgers han sido ganados desde que se mudaron de Brooklyn a Los Ángeles tras la campaña de 1957.

Tampa Bay dice presente en una Serie Mundial por apenas segunda vez, y es una de las seis actuales franquicia que nunca se ha consagrado campeón, junto a Colorado, Milwaukee, Texas, San Diego y Seattle. Los Rays sucumbieron ante Filadelfia en cinco juegos en 2008.

Mientras que los Dodgers lideraron con un gasto de nómina prorrateado de 95.6 millones de dólares al 1 de agosto, los Rays figuraron en el puesto 28 entre los 30 clubes, al desembolsar 29.3 millones. Sólo Baltimore (23.8 millones) y Pittsburgh (23.6 millones) gastaron menos.

El cubano Arozarena ha sido la revelación de la postemporada, con un promedio de .382 con siete jonrones y 10 impulsadas. El pitcheo ha sido la clave, con Tyler Glasnow, Blake Snell y Charlie Morton amansando a Toronto, a los Yanquis de Nueva York y Houston.

Desde que la postemporada se duplicó a ocho equipos en 1995, las únicas Series Mundiales con los mejores de la campaña regular fueron la que Atlanta le ganó a Cleveland en 1995, la victoria de los Yanquis sobre los Bravos en 1999 y el triunfo de Boston sobre San Luis en 2013 todas en seis juegos.

KERSHAW, AL MONTÍCULO

Clayton Kershaw, tres veces ganador del premio Cy Young de la Liga Nacional, será el responsable de abrir el primer juego de la Serie Mundial por los Dodgers.

Kershaw estará haciendo esta apertura de la serie por el título después de tomar su descanso regular tras aceptar cuatro carreras y llevarse la derrota de su pasada apertura, en el cuarto juego de la Serie de Campeonato ante los Bravos.

Los Dodgers han cargado con los descalabros en las últimas tres salidas de Kershaw en Serie Mundial. Su única victoria en el Clásico de Otoño llegó en el primer juego de la serie de 2017 ante los Astros, duelo en el que ponchó a 11 y aceptó una carrera.

ELOGIOS PARA URÍAS

Cuando Dave Roberts llegó a dirigir a los Dodgers en 2016, el sinaloense Julio Urías acaparaba miradas como el prospecto más importante.

Urías tenía 19 años y Roberts decidió que debutara. Desde entonces han pasado cinco temporadas y su relación se ha fortalecido, con el zurdo mexicano siendo pieza de mucha importancia para que los Dodgers estén en la Serie Mundial.

No hay comentarios

Dejar respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.