EFE

El presidente del gobierno italiano, Giuseppe Conte, estudia la posibilidad de aplicar ya a finales de semana un toque de queda desde las 23.00 a las 5.00 horas en todo el país, una medida que ya han tomado las regiones de Campania y Lombardia para frenar los contagios que se han disparado en las últimas semanas.

Así lo reportan algunos medios de comunicación italianos que explican que el primer ministro estudiará los datos de los contagios de las próximas 72 horas para tomar una decisión.

Conte no sería muy proclive al toque de queda, pero analiza la posibilidad de unificar las medidas restrictivas que se han tomado en Lombardia y Campania a todo el territorio nacional y además también se cerrarían gimnasios y piscinas, y los fines de semana los grandes centros comerciales.

Aunque el problema es que los socios en el Gobierno, el Partido Demócrata (PD) y el Movimiento 5 Estrellas (M5S) se muestran en desacuerdo sobre los horarios de toque de queda con los progresistas que prefieren una línea más dura y un cierre a partir de las 22.00 horas.

También el Piamonte, cuya capital es Turín, decidió limitar las clases presenciales al 50 % para los estudiantes de los institutos, para intentar descongestionar los transportes públicos, y ordenó el cierre de los centros comerciales los fines de semana.

Algunos alcaldes ya han puesto en marcha la petición del Gobierno de cerrar las áreas de ocio nocturno para evitar aglomeraciones, sobre todo de los jóvenes, y el regidor de Génova, Marco Bucci, restringió el movimiento en cuatro zonas de la ciudad desde la 21.00 a las 6.00 de la mañana”.

En estas zonas “solo podrás circular si te diriges a un establecimiento comercial específico, un restaurante o un bar con mesas”, especificó Bucci. En Italia preocupa el aumento de los hospitalizados, que ya son 8 mil 454 en todo el país y 870 ingresados en las unidades de cuidados intensivos.

No hay comentarios

Dejar respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.