Patricia Briseño

OAXACA, Oax., La obra del maestro de arte popular,  Carlomagno Pedro Martínez está inspirada en la muerte. La muerte como tema central de su producción artística resultado del modelado en elegante barro negro, una técnica de la alfarería heredada de sus abuelos en San Bartolo Coyotepec, municipio conurbado de la ciudad de Oaxaca, mientras le contaban los mitos y leyendas tradicionales.

El  también Premio Nacional de Ciencias y Artes 2014 modela el barro negro que le provee el paraje  Guegove, como al resto de los ceramista de esta localidad, asentada a 16 kilómetros al sur de la capital. Utiliza herramientas sencillas para esculpir a la muerte todos los días del año, “es mi fuente de inspiración y pretexto para mostrar mis  emociones” , comentó .

Ha trabajado toda su vida empleando la misma técnica de origen prehispánico, transmitida a lo largo de varias generaciones, aunque con un tipo de horneado subterráneo diferente, él provoca el humo denso que impregna las piezas, obteniendo un color negro en distintas tonalidades.

La obra de Carlomagno, de más de 30 años de trabajo profesional, comprende alrededor  mil 500  piezas vinculadas directa e indirectamente con el tema de la muerte, presenta calaveras en situaciones cotidianas, pícaras y risueñas, en carnavales  y fiestas, aunque también las muestra en momento de tristeza y llanto, como los velorios de los pueblos y comunidades indígenas de Oaxaca.

Calacas bebés, calacas mujeres, calacas en un velorio, calacas enfiestadas bailando el “torito” serrano son piezas trabajadas a mano, únicas, donde predomina el modelado, perfeccionadas  con el pastillaje, alisado, bruñido o el calado.

En la colección del Museo de Arte Popular del Estado de Oaxaca (Meapo) se exhibe el tzompantli, una pared de calaveras, apología de la Conquista de México, conformada por 100 cráneos de barro negro modelado y pulido ( bruñido) para jugar con la luz, por lo que –según la orientación en la que se encuentre el espectador—la apreciación será distinta.

Incluso, una réplica de esta obra fue expuesta  en la ofrenda  que el artista  instaló en el salón  alterno al  Gran Premio de México en 2019, en el Autódromo Hermanos Rodríguez, en la Ciudad de México.

Con su sencillez y sobre todo con un alto sentido de responsabilidad y compromiso con sus paisanos, en su momento, acondicionó una sala para exhibir los trabajos de los maestros artesanos, dentro de las instalaciones de la secundaria de San Bartolo Coyotepec, antecedente del actual Museo Estatal de Arte Popular Oaxaca (MEAPO), inaugurado en 2004

Además de Nueva York, San Francisco, San Luis Missouri, Los Ángeles, Chicago, una decena de entidades de México reconocen el  valor de sus piezas.

De igual manera,  a través de fundaciones creadas en Estados Unidos y México se ha dedicado a gestionar becas a  jóvenes promesas del arte popular de Oaxaca, y proyectados  a nivel internacional. A la vez de brindarles becas de capacitación y constante promoción por parte de la red de coleccionistas y conocedores de la tradición artística de Oaxaca.

No hay comentarios

Dejar respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.