Un análisis publicado en la revista BMJ Nutrition Prevention & Health destaca que una ingesta alta de estas vitaminas puede estar relacionada con menos problemas respiratorios en adultos.

Agencia

CIUDAD DE MÉXICO. Una ingesta alta de vitamina A, E y D puede estar relacionada con menos problemas respiratorios en adultos, según un análisis de datos de encuestas a largo plazo representativos a nivel nacional en Reino Unido, publicados en línea en la revista ‘BMJ Nutrition Prevention & Health’.

Los hallazgos, según sus autores, justifican más estudios entre diferentes grupos étnicos y geografías en vista de la actual pandemia de coronavirus.

La nutrición tiene un papel clave en la reducción del riesgo de varias infecciones, aunque la forma exacta en que estimula la inmunidad es compleja y no se comprende completamente. Ya se ha considerado que las vitaminas A, E, C y D ayudan al funcionamiento normal del sistema inmunológico en la Unión Europea, y la Asociación Estadounidense de Nutrición sugiere que estas vitaminas también pueden ayudar a prevenir infecciones respiratorias.

Los investigadores querían explorar si la ingesta de estas vitaminas tanto de la dieta como de los suplementos podría estar relacionada con la prevalencia de problemas respiratorios en una muestra representativa a nivel nacional de adultos del Reino Unido.

Se basaron en la información proporcionada por 6.115 participantes adultos en el Programa Continuo de la Encuesta Nacional de Dieta y Nutrición 2008-2016 (NDNS RP) que habían completado tres o más días de diarios de dieta. El NDNS RP es una encuesta continua que recopila información anualmente sobre todos los alimentos y bebidas consumidos de alrededor de 1.000 personas seleccionadas al azar que viven en hogares privados en todo el Reino Unido.

Los participantes informaron quejas respiratorias y no habían sido diagnosticadas por un médico. Se definieron de manera amplia e incluyeron afecciones infecciosas y no infecciosas, como resfriados, enfermedad pulmonar obstructiva crónica y asma.

Los investigadores observaron solo la ingesta dietética (exposición continua) y la de la dieta y los suplementos (exposición binaria), lo que representa factores potencialmente influyentes, como la edad, el sexo, el peso (IMC), el tabaquismo, los ingresos familiares y la ingesta total de energía.

En total, hubo 33 casos de problemas respiratorios. Estos encuestados eran generalmente mayores y menos propensos a decir que tomaban regularmente suplementos de vitaminas A, E, C o D.

No hubo una asociación obvia entre el IMC y la ingesta de vitaminas, o entre el IMC y las molestias respiratorias. Y no fue posible determinar ninguna asociación con los suplementos de vitamina C, ya que ninguno de los adultos con problemas respiratorios dijo que los tomaba.

Pero la ingesta de vitamina A y E tanto de la dieta como de los suplementos se asoció con una menor prevalencia de problemas respiratorios en los adultos del Reino Unido. Las principales fuentes dietéticas de vitamina A incluyen el hígado, la leche entera y el queso, así como las zanahorias, las verduras de hoja verde oscuro y las frutas de color naranja. Las principales fuentes dietéticas de vitamina E incluyen aceites vegetales, nueces y semillas.

Y la ingesta de vitamina D de los suplementos, pero no de la dieta, se asoció con menos problemas respiratorios, lo que llevó a los investigadores a sugerir que los hallazgos se suman al debate científico actual sobre el valor de los suplementos de vitamina D.

No hay comentarios

Dejar respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.