Patricia Briseño

OAXACA, Oax., Trece acuíferos secos, reducidos en vertederos de desechos de plomo y arsénico, además, la contaminación del agua que corre por el Río Grande,  que abastece  a decenas a pueblos y comunidades indígenas es el saldo actual de los trabajos de extracción de la compañía minera La Natividad, denunciaron pobladores del municipio de Capulálpam de Méndez, ubicado en la región Sierra Norte, Oaxaca.

“El saqueo de oro en tierras comunales, provocado por la mina concesionada por el gobierno federal, pone en grave riesgo a los habitantes de este Pueblo Mágico de Oaxaca de quedarse sin el recurso, debido a que los veneros están por secarse”, advirtió  Adrián Pedro Arreortua Méndez, presidente municipal de Capulálpam.

En conferencia de prensa virtual, acompañado por integrantes del cabildo y autoridades comunales, el edil  sostuvo que la nueva secretaria de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat), María Luisa Albores González les niega el derecho de audiencia y exponer los riesgos de una auténtica fuente de contaminación en esta zona indígena, situada a 73 kilómetros al noroeste de la capital del estado.

“Hemos solicitado hablar con la titular ( del Medio Ambiente) para que nos informe por qué la compañía minera La Natividad opera a pesar las múltiples denuncias interpuestas ante autoridades federales y estatales, por secar los manantiales y contaminar arroyos ”.

Aseguró que ninguna autoridad constitucional ni agraria, con personalidad jurídica, ha extendido permisos para la explotación ambiental en el amplio terreno comunal, que comprende la jurisdicción de Capulálpam de Méndez, elevado a la categoría de Pueblo Mágico, en virtud de su belleza arquitectónica y parajes naturales, en 2008.

De acuerdo con el munícipe, la Semarnat, Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (Profepa) y Comisión Nacional del Agua discriminan a las comunidades  indígenas de Capulálpam, y en general de la Sierra Juárez, porque no han detenido el grave impacto ambiental a pesar de las denuncias. 

Los convocantes presentaron un breve recuento de las denuncias públicas y jurídicas en contra de la empresa minera por contaminación de los cuerpos de agua de Capulálpam y las comunidades donde se encuentran, de tal forma que ponen en riesgo de sequía a las localidades que las circundan.

No hay comentarios

Dejar respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.