EFE

Tras brillar por su ausencia en la contienda electoral, el tema de la inmigración tuvo sus cinco minutos de gloria en el último debate presidencial entre Joe Biden y Donald Trump, tiempo en el que los candidatos se centraron en hablar de la separación de familias y los solicitantes asilos, aunque expertos aseguran que esto no influenciará en el voto latino.

Aunque el tema de inmigración no estaba previsto en el segundo y último encuentro entre los candidatos, celebrado anoche en Nashville (Tennessee), cuando ya había pasado casi una hora de debate la moderadora, Kristen Welker, introdujo el polémico tema, del que se habló por cinco minutos y medio.

No obstante, expertos advierten que la posición de los candidatos en este tema, ya conocida, difícilmente impactará los votantes hispanos.

“Para el votante latino la inmigración no es uno de los temas principales porque los ciudadanos no tienen ese problema, es algo secundario”, explica el politólogo Eduardo Gamarra, profesor de la Florida International University (FIU).

INMIGRANTES CON BAJO COEFICIENTE INTELECTUAL

El presidente tuvo un nuevo desliz contra los inmigrantes al decir que los únicos indocumentados que se presentan a las audiencias judiciales son aquellos con “el coeficiente intelectual más bajo”.

El mandatario se refería a la práctica de “atrapar y liberar” implantada por el gobierno Obama, que permitía a los migrantes permanecer en el país mientras esperaban audiencias sobre sus casos de inmigración.

El comentario provocó una reacción inmediata en Twitter.

Trump ha cuestionado el coeficiente intelectual de otros en el pasado, muchos de los cuales eran personas de color.

No hay comentarios

Dejar respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.