Torres eólicas en la región del Istmo, Oaxaca/Foto: Rocío Flores

Patricia Briseño

OAXACA, Oax.,  Comuneros indígenas del municipio zapoteco de Unión Hidalgo, Oaxaca, presentaron en la Corte de  París una demanda civil en contra del gigante energético Electricité de France (EDF) por violación a sus derechos humanos en la consulta previa, libre e informada en la instalación del parque eólico Gunna Sicarú, en su territorio, asentado en la región del Istmo de Tehuantepec.

Se trata de la primera acción legal de su tipo iniciada por una comunidad indígena de las Américas , y es acompañada por la organización mexicana Proyecto de Derechos Económicos, Sociales y Culturales, ProDESC, y el European Center for Constitutional and Human Rights (ECCHR), destacó Rosalba Martínez, defensora de derechos humanos de Unión Hidalgo.

En conferencia de prensa virtual, la activista expuso este miércoles que la demanda demuestra las violaciones de la empresa a los derechos al pueblo originario, “al fallar en la identificación de riesgos y la implementación de medidas de protección en el desarrollo de su proyecto eólico”. 

Agregó que la compañía firmó contratos y acuerdos, desarrolló procesos paralelos de información y comunicación, así como contribuyó a la ruptura del tejido social en Unión Hidalgo, “afectando el carácter previo, libre e informado de la consulta desarrollada por autoridades mexicanas respecto al proyecto eólico”. 

Refirió que estas omisiones de EDF originaron una escalada de violencia en contra de defensoras y defensores de derechos humanos de Unión Hidalgo quienes son estigmatizados, amenazados y atacados por grupos cercanos a la empresa.  

Incluso, dijo, un Juzgado Federal, al resolver un amparo presentado por defensores de derechos humanos, ordenó en octubre de 2018 a las autoridades mexicanas desarrollar una consulta cumpliendo los más altos estándares internacionales, sin embargo, no cambió la posición de la empresa y sus socios comerciales locales. 

Durante su intervención, la coordinadora ejecutiva de ProDESC, Alejandra Ancheita  destacó que ante desobediencia del particular  los afectados acudieron  hasta la Corte de París para demandar la suspensión del proyecto porque EDF no cumple su obligación de respetar derechos humanos, establecida desde 2017 en la Ley Francesa del Deber de Vigilancia y con esto, evitar mayores violaciones. 

La demanda lleva el respaldo de organizaciones francesas, como CCFD-Terre Solidaire, Sherpa, Les Amis de la Terre France, el Observatorio para la Protección de los Defensores de Derechos Humanos, SOMO, OECD Watch y Fair, y Global and Green Alliance (FGG). 

La activista zapoteca Fuentes Martínez sostuvo que la demanda presentada es un claro llamado para la terminación de los abusos de EDF y así deje de buscar imponer a toda costa su proyecto.  

“El que un parque eólico se desarrolle violando los derechos humanos no es justo ni en México ni en Francia ni en ninguna parte del mundo”, concluyó

No hay comentarios

Dejar respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.