Cada país de América quiere ir viendo la luz al final del túnel, pero los crudos números indican 24.81 millones de casos y 700 mil 812 decesos por covid-19.

Agencia

CIUDAD DE MÉXICO. El continente americano se siguió moviendo este lunes entre la expectativa por la cada vez más cercana vacuna y las nuevas restricciones mientras se sigue luchando contra el muy presente impacto del coronavirus en la vida diaria.

Los diferentes laboratorios ya comienzan incluso a dar vaticinios sobre cómo, cuándo y en qué condiciones podrían distribuir las dosis de los antivirales, y los países comienzan a hacer planes de implementación, o al menos a esbozarlos, en medio de los ‘tires y aflojes’ propios de la actual pandemia.

Cada país quiere ir viendo la luz al final del túnel, pero los crudos números siguen creciendo. Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), en América se registran hasta este lunes 24 millones 815 mil 423 positivos por el SARS-CoV-2 y 700 mil 812 decesos por covid-19.

También trata de ver la luz el estado estadounidense de Nueva York, pero su gobernador, Andrew Cuomo, anunció este mismo lunes que se implementarán nuevas restricciones en dos distritos de la zona del alto Manhattan y en Staten Island, tras registrarse un aumento continuado de los casos positivos del patógeno que también están afectando al resto de la región.

egún informó Cuomo, la tasa de positividad en todo el estado de Nueva York se elevó a 3.08 por ciento, con 5 mil 906 contagios, 2 mil 724 personas hospitalizadas y 33 decesosen las últimas 24 horas, lo que ha desencadenado la imposición de medidas a nivel “micro-local”.

Cuomo, contradictor directo del presidente Donald Trump, escéptico sobre todo lo relativo al COVID-19 (aunque ya la haya sufrido), quiso bajarle un poco a la euforia sobre las buenas noticias de la eficacia de las vacunas anticovid y las estimaciones de que EE.UU. empiece una campaña de vacunación a partir del 12 de diciembre, ya que tomará tiempo inmunizar a grandes números de personas.

“La vacuna no va a estar aquí a tiempo para frenar una tasa de infección que va en aumento”, apostilló el gobernador estatal demócrata.

Tanto la ciudad como el estado de Nueva York fueron hacia los meses de marzo y abril el epicentro mundial de la pandemia y, con mucho esfuerzo, parecen estar saliendo al otro lado, pero actos clandestinos como el de una sinagoga en la que se celebró una boda con 7 mil invitados el pasado 8 de noviembre, o una fiesta swinger desarmada el sábado, parecen dar al traste con ello.

Las autoridades neoyorquinas temen una segunda oleada del SARS-CoV-2.

En todo Estados Unidos se han registrado hasta este lunes 12 millones 369 mil 978 infecciones del SARS-CoV-2 y 257 mil 415 muertes.

No hay comentarios

Dejar respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.