*El TEEO también acreditó violencia política contra presidenta municipal de Teopoxco

Jaime Guerrero

OAXACA, Oax. Por unanimidad de votos, el Pleno del Tribunal Electoral del Estado de Oaxaca (TEEO) acreditó la violencia política en razón de género cometida contra la suplente de la regidora de Equidad de Género en el Ayuntamiento de Santa Catalina Quierí, por parte del edil, Santiago González.

En la misma sesión pública no presencial, la magistrada y los magistrados: Elizabeth Bautista Velazco, Miguel Ángel Carballido Díaz y Wilfrido Raymundo López Vázquez resolvieron que existe violencia política en razón de género en contra de la presidenta municipal de Santa María Teopoxco, Susana Alvarado Lozano y de las regidoras de Equidad y Género y Obras, Yolanda Merino González y Saturnina Carrera González, respectivamente, cometida por los integrantes de la Comisión Representativa del Pueblo.

Esa comisión estaría encabezada por el síndico Carlos Quevedo Fabián, a quien le había sido cancelado su registro como candidato por inscribirse a la contienda electoral como falso transgénero.

En esa sentencia, se confirmó la comisión de violencia política en contra de los regidores de Asuntos Indígenas, Hacienda y Educación, del mismo ayuntamiento.

En el estudio del expediente identificado se constató la actuación violenta de la comisión, que obligó a los actores a firmar su renuncia.

Respecto al presidente municipal de Quierí y la regidora propietaria de Equidad de Género, Angelina Vásquez, éstos vulneraron los derechos de la regidora suplente, contra quien realizaron diversos actos para impedirle el ejercicio del cargo.

La concejal suplente, es una mujer soltera que se ausentó de sus funciones con motivo del nacimiento prematuro de su hijo y, debido a una complicación durante su estado de gravidez tuvo que hospitalizarse de manera urgente, razón por la cual, no le fue posible solicitar al ayuntamiento permiso para ello.

A raíz de ello, los responsables comenzaron a realizar una serie de actos y omisiones con el fin de obstruirle el cargo para el cual fue electa, tales como el impedimento para acceder a la oficina del palacio municipal, la exigencia para que presente su renuncia y entregue las llaves de su oficina, así como la omisión del pago dietas. Además, le levantaron un acta de abandono de labores y en una sesión de Cabildo la destituyeron.

En consecuencia, el Pleno del Tribunal ordenó se ofrezca una disculpa pública a la regidora suplente, en una sesión de Cabildo.

También se solicitó a la autoridad responsable se abstenga de exigir la renuncia a la actora, restituya el pago de sus dietas, permita que desarrolle sus actividades del cargo en su oficina dentro del palacio municipal, y deje sin efecto cualquier acuerdo del Cabildo en que se le haya destituido.

No hay comentarios

Dejar respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.