Foto: JLP
Maira Ricárdez 

OAXACA, Oax. La alerta por saturación hospitalaria, la pérdida de personas cercanas, el no poder despedirlos como es la costumbre en nuestra cultura, la escasez de recursos y la disminución de las finanzas entre la población mundial, así como la parálisis de procesos institucionales, económicos y educativos, son algunos de los factores que provocan en la población angustia y miedo.

Aceptar que sentimos miedo es el primer paso para relacionarnos con él y mantenerlo bajo control, consideró la especialista en neuroemoción, Verónica Soto Ríos.

El miedo no es una emoción mala desde su sentido biológico; al contrario le debemos nuestra supervivencia como especie.

Nos induce comportamientos de protección, huída o acción. Todo dependerá de la connotación que le demos, pues igual que el resto de emociones se puede incluso usar para mejorar, sin embargo en un sentido contrario, puede indudablemente enfermarnos.

Dependerá de la responsabilidad de cada uno, el como asumamos nuestro propio miedo ante la actual emergencia sanitaria que para nadie está siendo sencillo.

Ciertamente -explicó- en este escenario de pandemia, de falta de certeza, nuestros miedos más profundos afloran, no tenemos que sentir vergüenza o tratar de negar su existencia, pues se dice que lo que resiste, persiste.

Una clave en este momento complicado es aprender a gestionar las emociones remarcó la especialista, ser consciente de que nuestra manera de interpretar lo que va a suceder producto del miedo hace que sea peor que lo que realmente está sucediendo.

Asimismo dependerá de cómo interpretemos eso que está pasando, de cómo fundamentemos nuestros juicios y revisemos nuestras creencias, dependerá también de nuestra respuesta consciente.

No hay comentarios

Dejar respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.