Foto: ilustración

Citlalli López

OAXACA, Oax. Los recientes asesinatos cometidos en contra de mujeres evidencian una problemática que se desborda en Oaxaca, así lo consideró Angélica Ayala Ortiz, presidenta del Grupo de Estudios Sobre la Mujer Rosario Castellanos (GESMujer).

“La violencia hacia las niñas y mujeres sigue creciendo, hechos indignantes que nos afectan como sociedad, y que son el resultado de múltiples factores de discriminación, misoginia y carencia de atención a una problemática que se desborda en Oaxaca”, expuso al hacer un recuento de los crímenes cometidos contra mujeres en lo que va de diciembre.

Destacó que, sin estar dentro de los municipios con Alerta de Violencia de Género contra las mujeres, Santiago Juxtlahuaca, acumula 10 asesinatos violentos desde la emisión de la declaratoria en 2018.

El pasado 12 de diciembre, en Santiago Juxtlahuaca fue emboscada una familia en donde dos mujeres resultaron asesinadas. “La carencia de mecanismos de atención a la violencia comunitaria costó la vida de dos mujeres”, dijo la defensora feminista.

De su lado, en Huajuapan de León, en donde el pasado fin de semana se confirmó el feminicidio de Joselyn Vargas Ortiz, suman siete mujeres asesinadas de forma violenta.

“La violencia feminicida es la máxima expresión del nulo valor que se asigna a la vida de las mujeres, una violación a sus derechos fundamentales, Huajuapan de León, uno de los 40 municipios con Alerta de violencia suma desde la declaratoria siete casos.

El reciente hallazgo de Joselyn, reportada como desaparecida hace dos años, es un ejemplo de la trascendencia de implementar protocolos de búsqueda inmediata ante el reporte de una niña o mujer como desaparecida, pues el riesgo de ser víctima de violencia feminicida se incrementa en estos casos”, expuso Ayala Ortiz.

En tanto que el ataque contra una mujer cometido en Tlalixtac de Cabrera evidencia la presencia de armas de fuego y el fácil acceso a estas. “Es una muestra de la falta de control de armas en el estado, así como de investigaciones estratégicas que determinen los factores de riesgo presentes en los municipios que vulneran la seguridad de las mujeres y las niñas.

“Cuatro mujeres oaxaqueñas, cuatro víctimas más de la violencia feminicida merecen justicia, pues los discursos y declaraciones no han sido suficientes para salvaguardar la vida de las 490 mujeres y niñas asesinadas de manera violenta durante la administración”, destacó.

No hay comentarios

Dejar respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.