Niños en cruceros de Oaxaca/Foto: archivo JLP
Citlalli López

OAXACA, Oax. La pérdida de empleos generada por la pandemia de la COVID-19 ha disparado el número de niñas, niños y adolescentes trabajadores.

Felipe Sánchez, integrante del Centro Calpulli, que promueve los derechos de la infancia y adolescencia, indicó que muchos padres y madres de familia han sido despedidas de sus fuentes de trabajo.

El activista indicó que el hecho que Oaxaca sea primer lugar por tasa de niñas, niños y adolescentes en actividades productivas, como lo revelan los resultados de la Encuesta Nacional de Trabajo Infantil (ENTI) 2019, debe de llamar la atención del gobierno en la implementación de políticas públicas efectivas encaminadas a erradicar este fenómeno, ya que, si se comparan las cifras con las del 2014, sólo hubo una reducción del 1 por ciento.

Esto significa -dijo- que el gobierno o los gobiernos a nivel federal han hecho muy poco para que esa situación realmente cambie. Llama mucho la atención que los estados del sureste como Oaxaca, Chiapas y Puebla, ocupen los primeros lugares. Llama la atención porque significa que le han puesto muy poca atención a pesar de la Ley de Protección de Derechos de Niñas y Niños, indicó.

El también integrante del Foro Oaxaqueño de la Niñez, indicó que incluso antes de la pandemia en la entidad, las y los niños desde los cuatro años de edad se integraban al trabajo para aportar económicamente a los hogares, situación que va a ir en aumento con la situación actual.

No hay comentarios

Dejar respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.