Notimex

CIUDAD DE MÉXICO. Las personas con la enfermedad de Parkinson podrían ser más propensas a desarrollar problemas de la vista, tales como ojo seco, visión borrosa y problemas para adaptarse a los cambios rápidos de luz, sugiere un estudio publicado en la revista Neurology.

Investigadores de la Universidad de Radboud en Nimega, Países Bajos, estudiaron a 848 personas de un promedio de 70 años con síntomas de Parkinson y compararon los resultados con 250 participantes sin esta enfermedad.

Encontraron que 82 por ciento de las personas con Parkinson presentaron uno o más problemas oculares, en comparación con el 48 por ciento de los individuos sin el padecimiento.

También, detallaron, se encontró que los problemas de la vista interfirieron con la vida diaria del 68 por ciento de los pacientes con el trastorno neurológico, en contraste con el 35 por ciento de las personas sanas.

“Nuestro estudio encontró que no sólo las personas con enfermedad de Parkinson tenían problemas oculares que iban más allá del proceso de envejecimiento, también descubrimos que esos problemas pueden interferir con su vida diaria”, señalaron.

Sin embargo, comentaron, “la mayoría de los problemas oculares son tratables, por lo que es importante que las personas con Parkinson sean examinadas y tratadas si es posible”.

No hay comentarios

Dejar respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.