Ilustración
Citlalli López

OAXACA, Oax. Nacidas como una alternativa de participación ciudadana más allá de los institutos políticos, quienes aspiran a una candidatura independiente se enfrentan a un proceso en desventaja recrudecido por la pandemia de la COVID-19.

Rey David Hernández Villagrana ha experimentado en carne propia lo que ello significa.

Convencido de que hace falta un cambio de fondo en los sistemas de gobierno, ha ido puerta por puerta en busca del apoyo ciudadano para reunir las 4 mil 500 firmas que se requieren para obtener el registro como candidato a la presidencia municipal de Oaxaca de Juárez.

“Debemos de evolucionar, la política tiene que evolucionar ya, los partidos políticos no son los culpables, lo son quienes los encabezan porque siempre son los mismos perfiles, siempre es lo mismo, solo le dan vuelta a la carta, a la tortilla. El pueblo ya está cansado de lo mismo”, destacó. 

Uno de los primeros obstáculos en este proceso -explica- es la falta de difusión por parte del órgano electoral local hacia la ciudadanía para hacerles del conocimiento de esta figura. 

“Hay interés por parte de la ciudadanía, pero hay mucho desconocimiento porque no ha habido la difusión necesaria y suficiente para brindar la confianza ciudadana y que nosotros podamos ir abiertamente a las casas para que otorguen su credencial de elector original y capturar toda su información”, destacó.

El tiempo límite corre en su contra, pues la fecha máxima para que reúnan 4 mil 500 firmas fenece el 30 de enero, en tanto que al menos 150 registros capturados a través de la aplicación digital habilitada por el Instituto Nacional Electoral (INE) han sido rechazados por distintas causas.

“Esto es complicado porque en un principio te piden formar una asociación civil y que ésta cumpla con todos los lineamientos y cláusulas que indica que Instituto Estatal Electoral y de Participación Ciudadana de Oaxaca (IEEPCO) y el INE. Luego darse de alta en la Secretaría de Hacienda y Crédito Público, abrir una cuenta bancaria y que la autoricen. Eso lleva un proceso de 15 días aproximadamente. Ya autorizado sigue la recolección de firmas o apoyos ciudadanos, que para el caso de Oaxaca piden 4 mil 500”, destacó.

A lo anterior hay que agregar la pandemia por la COVID-19 que ha frenado el ritmo en el acopio de firmas dado que no es posible hacer actos masivos.

Por otro lado, el semáforo naranja ha restringido aún más el proceso. En otros casos, las personas se niegan a abrir la puerta y mucho más a proporcionar sus datos de la credencial de elector.

Para Hernández Villagrana el tiempo que les fue otorgado para esta etapa, es insuficiente y consideró que se requieren por lo menos 15 días adicionales al plazo máximo para poder cumplir.

No hay comentarios

Dejar respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.