Foto: JLP
Jaime Guerrero

OAXACA, Oax. Estimando que la vacuna de Covid-19 tenga un costo de mil pesos la unidad, el secretario de Salud de Oaxaca, Juan Carlos Márquez Heine, informó que la administración estatal, realizará un proceso de ajuste presupuestal para adquirirla y suministrarla a la población de la entidad.

El médico destacó que un paciente que requiere oxigenoterapia en una unidad médica, el costo promedio es de 20 a 40 mil pesos, mientras que el riesgo y el costo beneficio de tener una vacuna contra tener un paciente hospitalizado no tiene precio. 

El proceso de reorientación presupuestal se ejecutará cuando la administración estatal obtenga una respuesta satisfactoria de las farmacéuticas Pfizer, Astra Zeneca y el gobierno federal, en ese momento se generará la compra.

Márquez Heine dijo desconocer en qué lugar de la lista de espera está Oaxaca, no obstante, ha sido de los primeros que ha buscado acercamiento con las farmacéuticas y el gobierno federal.

La prioridad del Gobierno Estatal es ayudar al Gobierno Federal y por su puesto darle prioridad al personal médico, paramédico, bomberos, policías, inclusive, a representantes de los medios de comunicación

Antes, compareció ante los y las diputadas integrantes de la Comisión de Salud de la 64 Legislatura, como parte de la Glosa del Cuarto Informe de Gobierno.

La comparecencia del titular de los SSO inició con una hora de retraso. Las protestas de extrabajadores del extinto Seguro Popular, del cual fue director, y del frente de trabajadores de salud de la República Mexicana, provocaron que por minutos se especulara en la suspensión.

Los inconformes negaban la entrada de Márquez Heine y su comitiva. El complejo legislativo fue sitiado por los inconformes desde una hora antes del inicio de su comparecencia.

Antes de su ingreso, el titular de los SSO recibió una lluvia de reproches ante la falta de cumplimiento a la recontratación de los empleados del Seguro Popular quienes debieron de pasar a formar parte del INSABI.

Intercedieron por Márquez Heine, la presidenta de la Junta de Coordinación Política, Delfina Guzmán Díaz; la diputada panista, María de Jesús Mendoza y el petista, César Morales Niño, quien se encaró con los manifestantes.

Luego de una serie de jaloneos y reclamos, Márquez Heine logró ingresar a la sede del Congreso, mientras un grupo de trabajadores discutía con los guardias, toda vez que pretendían ingresar.

En tanto, otro grupo de empleados del Frente Nacional de Trabajadores de Salud en la República Mexicana (FNTSRM), exigían su recontratación y evitar más descuentos como el 40 por ciento que les han aplicado en días pasados.

Una vez dentro del complejo legislativo, por decisión de la Junta de Coordinación Política se habilitó una sala audiovisual para la comparecencia del funcionario. La sala estaba plenamente cerrada, con un solo acceso de entrada y salida, no había ventilación e incumplía con todas las normas de higiene y sanidad, así como de sana distancia, toda vez que había más de 100 personas en dicha sala, donde se realizó la comparecencia del titular de los SSO.

Ya en la comparecencia, el titular de los SSO arrancó su discurso con un mensaje de solidaridad al presidente Andrés Manuel López Obrador, debido a que salió contagiado de Covid-19.

Ante las y los diputados de la Comisión Permanente de Salud Pública, el Secretario de Salud destacó que con la importante participación del Gobierno de México y la administración del gobernador, Alejandro Murat Hinojosa, se logró adecuar 26 nosocomios híbridos en el estado, para brindar atención a las personas con Covid-19, con una capacidad de 455 camas reconvertidas; además se habilitó un hospital móvil de 50 camas, con una inversión de 18 millones de pesos; a través de los cuales se ha mantenido la disposición operacional para el cuidado especializado de los pacientes con el nuevo coronavirus.

En esta reconversión, explicó, se destinaron 26.6 millones de pesos para el Hospital de la Mujer y el Niño Oaxaqueño, presupuesto que permitió adquirir 50 ventiladores y 20 cámaras térmicas.

Abundó que se designaron 357.6 millones de pesos en equipamiento e insumos para la atención a la pandemia, con lo que se adquirieron 30 respiradores artificiales, cinco unidades de radiología portátil digital, 150 monitores de signos vitales, 10 carros con equipo completo para reanimación, tres ventiladores de transporte y urgencias, 10 mil pruebas Covid, ocho mil pruebas rápidas Covid, un equipo de Rayos X, dos electrocardiógrafos hospitalarios y 150 flujómetros.

No hay comentarios

Dejar respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.