Citlalli López

OAXACA, Oax. Ismeraí Crisóstomo José tiene 19 años de edad, el 16 de enero de 2021 acudió al centro de Tuxtepec a retirar dinero. En la última comunicación con su familia refirió que abordaría un taxi para volver a casa. Desde entonces no se le ha vuelto a ver. Rosenda R.Z. tenía 16 años de edad, el 17 de enero salió de casa ubicada en San Isidro Zoquiapan para ir a pagar la luz. Horas más tarde fue localizada sin vida.

Ambos casos evidencian la violencia creciente contra las mujeres en la entidad oaxaqueña. Las desapariciones y los feminicidios se volvieron una constante, a la par de la exigencia de las familias de las víctimas en exigir justicia a través de redes sociales.

De acuerdo con la plataforma Contador del Feminicidio de Consorcio para el Diálogo Parlamentario y la Equidad, en lo que va del año suman 17 mujeres desaparecidas y no localizadas; por otro lado, el registro del Grupo de Estudios Sobre la Mujer Rosario Castellanos (GESMujer), indica que a lo largo de este primer mes del año se han contabilizado 6 asesinatos de mujeres.

Ismeraí Crisóstomo José salió de su casa ubicada en “Playa del mono” a las seis de la tarde del 16 de enero. A las ocho de la noche se comunicó con su padre para informarle que ya no había autobuses colectivos que la llevaran a casa por lo que tomaría un taxi. Aquella fue la última comunicación que tuvieron con la joven, quien es madre de un niño de dos años de edad. El día en que la desaparecieron vestía una blusa color azul y tenis de color rosa.

A partir de ese momento, familiares, amistades y medios de comunicación han difundido ampliamente su imagen con la finalidad de que sea localizada.

Durante el año pasado, cuatro mujeres fueron desaparecidas en Tuxtepec. En tres de los casos meses después fueron hallados sus cuerpos en una fosa clandestina. Por aquellos hechos hay una persona detenida; sin embargo, las desapariciones no han cesado.

Rosenda R.Z. fue asesinada un día después de la desaparición de Ismeraí. La adolescente de 16 años de edad era estudiante del tercer semestre del Instituto de Estudios de Bachillerato del Estado de Oaxaca.

“No se metía con nadie, era muy tranquila, de corazón noble, ayudaba a la gente. Lamentablemente el 17 de enero desapareció, salió de su casa en la tarde noche: apareció muerta. Ella no merecía morir así. Necesitamos hacer justicia.  Esto pasó en San Isidro Zoquiapam, Teotitlán, Oaxaca. Esta es una comunidad pequeña, no queremos que vuelva a pasar algo así”, escribió una de sus familiares.

Por su parte, a través de mensajes en Facebook, la diputada Eliza Zepeda, así como las autoridades de San Lucas Zoquiapam, condenaron el asesinato de la menor y exigieron que el caso se investigue para sancionar a la o las personas responsables.

No hay comentarios

Dejar respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.